Menú Portada
No me moverán

ZP o el uso inútil del Poder

Octubre 12, 2010

 
Se acabó el liderazgo de Rodríguez Zapatero (ZP en marca electoral), según las encuestas en España. Ahora se cuestiona su liderazgo en el PSOE. El mero hecho de que se discuta si lo mantiene, o no, indica que lo está perdiendo ¿Por qué?
 
Para entender el fenómeno del desgaste del liderazgo se puede recurrir a la teoría que desarrolló el Profesor Juan Antonio Pérez López del IESE. Para éste científico del comportamiento humano el liderazgo exige confianza de los seguidores en dos cosas: a) las habilidades del líder; b) las intenciones del líder. Todo líder la tiene por definición. Sus seguidores piensan que sabe a donde ir y como ir (tiene habilidades) y que lo hace por el bien de todos no sólo por propio interés (tiene buenas intenciones). Por eso le siguen.
 
En el PSOE han confiado en ZP porque pensaba que sabía cómo conseguir el poder que pensaban disfrutar todos. También que quería el poder para llevar a cabo reformas buenas, discutibles o no desde muchos puntos de vista, pero basadas en la supuesta buena intención de su líder.

El liderazgo no es estático

Ahora bien, Pérez López dijo que el liderazgo no es estático: se gana o se pierde con el uso del poder. El poder es el instrumento del dirigente, lo tiene por definición; en caso contrario, no es dirigente. El dirigente se va convirtiendo en líder si ejerce bien el poder. Entonces van aumentando las dos confianzas básicas del liderazgo: la confianza en sus habilidades y en sus intenciones.
 
Podría realizarse un estudio profundo sobre cómo el ‘Dirigente ZP’ a partir de su elección como secretario general del PSOE fue aumentando su liderazgo en el partido. Primero, consiguió ganar las elecciones y llegar al poder. Segundo, fue utilizando ese poder de manera que aumentó su liderazgo ante las bases y los cuadros medios y altos del partido. Todos le reconocían habilidades para conservarlo y agrandarlo y confiaron que lo hacía por el bien de todos -recordemos el ‘no a la guerra’-, hasta la crisis. Ahí empezaron las desconfianzas en sus habilidades como gestor de la economía. Eso ocurrió en la sociedad y también en el PSOE. 

La utilización inútil del poder

Pero la pérdida de liderazgo definitiva en el partido se ha producido a raíz de las primarias. ¿Por qué? Porque ha utilizado mal el Poder. La mala utilización del poder destruye la confianza en el líder. Lo mismo que la buena la aumenta.
 
Hay muchas formas de utilizar mal el poder. Pero, en este caso, lo que ha ocurrido es la utilización ‘inútil del poder’. La utilización inútil del poder conduce a la destrucción de la confianza en las habilidades del líder. Los seguidores llegan a la conclusión de que no sabe utilizarlo.

La lacra de las primarias

El empeño en apoyar a Trinidad Jiménez en las primarias de Madrid fue la utilización inútil del poder ¿Qué necesidad tenía Moncloa de decantarse?: ninguna, a la vista de los resultados. El empeño ha dejado al descubierto que ZP y su séquito (especialmente José Blanco), han perdido el olfato político; no han sabido calibrar los equilibrios de poder dentro del PSM.De ahí a colegir que tampoco serán capaces de analizar con realismo la situación política general, hay un paso.
 
Lo demostró el presidente de Castilla la Mancha, Sr. Barreda Fontes aunque haya retrocedido en su dialéctica por defensa personal. Su reflexión de que nadie debería estar más de dos legislaturas en el poder destapó su desconfianza en que Rodríguez Zapatero tenga la habilidad suficiente para conseguirlo presidir el Gobierno por tercera vez. Como se sabe, no es el único dirigente socialista que lo piensa. El liderazgo de ZP, se quiera o no, está declinando en el PSOE. Lo ha demostrado el USO INUTIL del poder que ha hecho.
 
Otras dos formas de perder el liderazgo en el uso del poder son: ‘el uso injusto’ y ‘el no uso cuando se debe utilizar’. En próximas ocasiones, cuando empujado por su debilidad el Zapaterismo caiga en esos errores, lo analizaremos en Extraconfidencial.
 
 

José Ramón Pin es Profesor del IESE. Titular de la Cátedra de Gobierno y Liderazgo en la Administración Pública