Menú Portada
Atando cabos

Zapatero y el síndrome del pato laqueado

Abril 18, 2011

La última e intensa gira asiática del Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero será recordada por muchas cosas: los nueve mil millones de euros comprometidos para las Cajas españolas pero que nunca existieron. La metedura de pata de alguien de la delegación española. El interés de China por nuestra deuda. La economía española como un “trasatlántico”, o la frase enigmática de la sucesión pronunciada por Zapatero en su última rueda de prensa: “lo mejor está por venir”.

 

Sobre esta frase ya se ha hablado mucho y sin duda seguirá dando que hablar. No es la primera vez que la pronuncia Rodríguez Zapatero. También lo hizo en la campaña electoral de 2008: “Lo mejor estaba por llegar” dijo entonces a sus simpatizantes en un multitudinario mitin al comienzo de aquella campaña. Se refería a él mismo. Ahora, tres años y medio después, hablaba del devenir de su partido político. Lo mejor pasa por Alfredo Pérez Rubalcaba o lo mejor por Carmen Chacón. El problema es que el propio Zapatero

sabe que lo mejor para él, igual no es lo mejor para el PSOE. En cualquier caso, la frase no deja de tener un componente de falsa modestia propia del gobernante que ya piensa y actúa casi desde otra dimensión 

 

El síndrome de ex –presidente

 


Esto ha sido precisamente lo más llamativo de este último viaje del todavía Presidente del Gobierno. La primera salida al exterior, por cierto, desde que anunció la decisión de no volver a ser candidato a la presidencia del Gobierno. La actitud, la forma de enfrentar la actualidad, de responder a las preguntas de los periodistas,  la relajación a la hora de afrontar contratiempos. Desde China le preguntamos sobre ETA, las excarcelaciones, la posible presencia de Batasuna en las elecciones del 22 de mayo, y su única respuesta fue  para decir que de todo eso el único que tiene información  es el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. El Presidente remitiéndose al Vicepresidente como si él ya no fuera quien  fijara posición. Desde China también le preguntaban por la situación laboral en una las mayores empresas españolas como Telefónica, y su respuesta fue decir que no tiene información y no quiere dar su opinión. Y desde China le preguntamos por el penúltimo plante del Presidente de la Generalitat, Artur Mas a cuenta del cumplimiento del recorte de gasto en Cataluña, y su respuesta fue para decir que no tenía información y que no estaba dispuesto a entrar en confrontación con Artur Mas y menos desde China.  

 


No contestó a todo aquello que no le interesaba transmitir en ese momento que era la disposición del Gobierno de China a invertir en las Cajas españolas, algo que está por ver, y la disposición también de comprar deuda. Es el comienzo del síndrome de ex presidente. El síndrome de la segunda legislatura agotándose. El que llevó a José María  Aznar a poner los pies y fumarse un puro encima de la mesa del ex presidente de EEUU George Bush. El relativizar lo que ocurre en tu país mientras magnificas lo que ocurre en el exterior. El síndrome del “pato laquedo”, que a buen seguro habrá degustado Zapatero en su viaje a China. El sabor, la gracia y la sustancia de la piel laqueda del pato sin reparar en  lo que tiene el pato por dentro.   

 

Juan de Dios Colmenero, Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero.