Menú Portada
Otras opiniones

Zapatero prepara sus maletas

Octubre 28, 2010

Mire usted, mi querido amigo, tal y como están las cosas aquí puede pasar cualquier cosa. Pero lo que ahora mismo sucede es que los que están verdaderamente jodidos son los parados, los pensionistas, los jóvenes con carrera extraordinarias al pairo, las amas de casa, los autónomos, los pequeños y medianos empresarios y hasta el lucero del alba. ¡Y no hay dios que los aguante!
 
Porque, además los requetelistos de la Agencia Tributaria a los únicos que aprietan las clavijas son precisamente a esos colectivos mientras los ricos, los verdaderamente ricos (y en España hay unos cuantos que todos conocemos) se pasan al fisco por el arco del triunfo. ¿Verdad o mentira? Verdad de la buena. Pues hete aquí, señores, que don Zapatero de las calzas rojas y cortas, ha decidido ya hacer mutis por el foro y que el que venga atrás que arree. ¡Carallo si tendrá que arrear!
 
Porque se ha percatado el muy insensato que ya no le quieren ni los de la “factoría Contreras”, qué digo, ni Suso del Toro. A más, ni Jaume Roures. A més a més, ni Pedro J Ramírez que no se va a comer un colín con el “regente” Rubalcaba. De modo y manera que con “góticas” o sin góticas, don ZP se largará con viento fresco a disfrutar del buen condumio que les queda a los ex presidente y que inauguró don Felipe González y ahondó don José María Aznar. ¡Esta es la fiesta, mamoncetes! No hay otra.
 
Anda el tontainas de Tomás Gómez preguntándole a su jefe acerca de si se va o se queda. ¡Pero qué demonios inquieres verdulero! Está más claro que el agua. Lo que se malicia el chico de León es que al que le sustituya las va a pasar más canutas que Mario Conde en el trullo de Alcalá Meco. Con razón, oiga. La caja pública tiene más telarañas que la entrepierna de Marujita Díaz; el crédito del país más agujeros que el queso que hace mi tía la de Aranda; el Estado más flatulencias que el trasero de Camilo José Cela y el personal más cabreo que Agag cuando se enteró de que su “papi” ya no mandaba.
 
Vendrá el “comando Rubalcaba” o el comando Rajoy pero tengo para mí que esto no lo arregla en menos de veinte años ni Rouco con el hisopo. Háganme caso, de verdad, ponga su dinero a buen recaudo, tómense ustedes, señorías, un buen tinto de Ribera, y ríanse a carrillo batiendo de lo gilis que hemos sido comenzando por lo que esto suscribe.
 
De los políticos no hagan caso. ¡Hasta siguen creyéndose que son de verdad! 

Graciano Palomo es periodista, analista político y Editor de Ibercampus.es