Menú Portada
Atando cabos

Zapatero, chaconista o rubalcabista

Abril 3, 2011

Comienza el post-zapaterismo. Y con el mismo sigilo, con la misma incertidumbre, quizá con los mismos juegos y especulaciones, observaremos cuál es el papel de José Luis Rodríguez Zapatero en todo el proceso de división interna que se abre ahora el PSOE. Desvelar su predilección sería muy significativo. Podría incluso para muchos militantes inclinar la balanza hacia un candidato u otro. Pero en esta ocasión, y después de la forma y el momento elegido para anunciar su decisión, todo indica a que el voto del secretario general será el siguiente secreto mejor guardado. Quizá se despache algún día, o en alguna copa con periodistas, como hizo en la ultima de navidad,  diciendo que su voto en las primarias sólo lo conoce él y otra persona del partido. Desde luego,  públicamente tendrá que morderse los labios, decir que se mantiene en la neutralidad y no desvelar su predilección. Algo, por cierto, que no hizo en las ultimas primarias celebradas por su partido en Madrid, donde apostó claramente por la opción que resultó perdedora, Trinidad Jiménez.

Rascando en la compleja personalidad política del personaje nos podemos encontrar ante una cosa y su contraria. El Zapatero de la primera legislatura era claramente “chaconista”: nueva imagen, nueva vía, y sin ataduras con el pasado mas negro del partido. Y el Zapatero de esta legislatura es claramente “rubalcabista”: vuelta a los valores tradicionales del partido, baño de realidad,  y apuesta segura por la política de aquellos que más experiencia han demostrado.

El verdadero Zapatero

Quienes le conocen más de cerca aseguran que el verdadero Zapatero es el de la primera legislatura, es decir el “chaconista. Mantiene el mismo espíritu y nunca le han gustado las ataduras del felipismo. En este grupo,  que es mucho más cercano y que conocen mejor a “José Luis” que a “Zapatero”, comparten la teoría  de que la “trasformación” del Presidente en el último año ha sido motivada por la circunstancias de la crisis económica. Vienen a decir que en realidad no ha tenido más remedio que traicionarse a si mismo para “salvar” al país de una profunda crisis. Esta nueva vía recuperada dará batalla, se posicionarán claramente a favor de la Ministra de Defensa, Carmen Chacón, y dirán, a quienes les quieran oír, que el Presidente está con ellos.
Y luego está el otro frente. Tradicional para algunos. Pata negra del socialismo para otros. Estos son los que consideran que ya es hora de recuperar los valores positivos que ofreció Felipe González. Quienes consideran que la madurez  y el paso de los años en Moncloa ha colocado a Zapatero en una realidad política bien diferente. Con más dotes de “estadista”, capacidad de sacrificio, presencia internacional, y sobre todo  con medidas más realistas y menos populistas. Estos también darán la batalla, se posicionaran claramente a favor del vicepresidente, Alfredo Pérez Rubalcaba, y también dirán, a quienes les quieren escuchar, que el Presidente está con ellos.
La pugna está servida. Como bien dijo ironizando el expresidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, se avecina “una pelea entre policías y militares”. De hecho, veinticuatro horas después de la decisión se escucharon gritos de ¡¡presidente!! en tres mítines distintos dirigidos a tres dirigentes diferentes: Zapatero, Rubalcaba y Chacón. Habrá primarias. De momento lo que hay es “tricefalia”.


Juan de Dios Colmenero, Jefe de Nacional de Onda Cero