Menú Portada
Mensaje en una botella

Yo soy tu padre

Julio 22, 2010

La empresa aeronáutica Boeing ha presentado el diseño de una cápsula espacial que podrá transportar a turistas en un futuro cercano. Este pequeño paso para Boeing es un gran paso para la humanidad y abre una puerta que nos permite acceder a un universo inabarcable. Como quedó aquí escrito hace unas semanas, el ser humano es extraordinario.

Las vacaciones están a punto de convertirse en algo muy diferente. El veraneo ya no consistirá en tomar el sol sino en visitar las estrellas. El turismo espacial sustituirá al de playa. Los chiringuitos serán bares flotantes refrigerados y los políticos ya no tendrán que pelear por su extinción sino por su proliferación: cuantos más chiringuitos haya, mayor será la conquista del espacio.

Ya no cruzaremos la playa en busca de un promontorio en el que encaramar la sombrilla. Ha llegado el momento de dar una pasadita a Marte y saludar al vecino del quinto, que asoma la testa por la ventana de la nave que viene en sentido contrario… ¡acompañado por una dama que no es su mujer! Ya no se puede ser infiel ni en el espacio.

Salto al hiperespacio

No más picaduras de medusas ni más banderas rojas prohibicionistas. En el espacio todo fluye y sólo sois la galaxia y … a partes iguales. Será como viajar en el Halcón Milenario. Han Solo y Chewbacca te transportarán a tu Destino a la velocidad de la luz. Naturalmente después de dar el salto al hiperespacio, si es que Chewie acierta con los mandos.

Allí, flotando en la nada, los problemas de tu humana existencia te parecerán vagos recuerdos de una vida que ha quedado atrás. O, para ser más exactos, que ha quedado abajo. Te sentirás como Luke Skywalker si lo tuyo es salvar princesas y planetas. Serás como la princesa Leia si lo tuyo es que te salven y luego ayudar a salvar la galaxia. O creerás vivir bajo la armadura de Darth Vader si lo tuyo es intentar atraer a los demás hacia el Lado oscuro de La Fuerza.

De todos ellos, sin duda Lord Vader te hará especialmente feliz porque siempre ha sido el villano más admirado de la galaxia. Entre sus sentencias incontestables hay verdaderas perlas. Una de ellas parece dedicada a la cápsula espacial ideada por Boeing: “No se ofusque con ese terror tecnológico que ha construido. La posibilidad de destruir una planeta es algo insignificante comparado con el poder de La Fuerza”.

Vida extraterrestre

Es cierto que Boeing no va a construir La estrella de la muerte, pero el terror tecnológico que está fabricando puede alcanzar dimensiones impredecibles. Pero también es cierto que nadie puede predecir el poder de La Fuerza.

Ahora que estamos en época de veraneo, parece un momento perfecto para imaginar que las futuras vacaciones tendrán muy poco en común con las actuales. Las enormes probabilidades de que haya vida extraterrestre nos conducen a pensar que cualquier día de vacaciones puede cambiar tu vida.

Imagina que un señor vestido de riguroso cuero negro se dirige a ti y, sin titubeos, te llama por tu nombre. Es como para echarse a temblar. Especialmente si, por una casualidad, te tiende la mano y proclama en medio del silencio espacial: “José Manuel, yo soy tu padre”.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com