Menú Portada
¡Qué fuerte!

Yo brindo con Freixenet

Noviembre 27, 2014

No todos los años me gusta el esperado anuncio por Navidad de Freixenet. Este año me encanta. David Bisbal y Maria Valverde dan frescura al spot, grabado en las bodegas de la marca del cava mas famoso de nuestro país, que hace un recorrido por el pasado y sus tendencias. Bisbal está exultante y Valverde espectacular. Ambos forman un tándem perfecto con éxito asegurado que ya tuvieron en la presentación del nuevo trabajo discográfico del cantante. Está bien. Gente joven, una nueva generación de españoles deseando felices fiestas y, sobre todo, deseando estar unidos los próximos cien años.

Es aquí donde está el guiño, el problema o el valor que le ha echado Freixenet al hacer el anuncio. Sinceramente, al verlo por primera vez no me di cuenta y, seguramente, si no me lo dicen, ni me entero pero, la clave de todo está en esa frase, polémica para algunos y tan normal y desapercibida para otros. La marca cumple cien años y es lógico que quiera brindar por permanecer en nuestras tras vidas cien años mas. ¿No se dice eso en los cumpleaños? Sí, pero no, como dice precisamente una canción de Bisbal.

Una declaración de intenciones

A Freixenet le ha venido que ni pintado para poder brindar y dar a la vez una pequeña puñalada con tono político. El brindis es un órdago a la independencia, un desmarque de la Cataluña nacionalista y una declaración de intenciones en toda regla. De todos es sabido el rechazo del dueño del cava a la Cataluña soberanista, pero el anuncio es precioso para los españoles, además de demoledor para los independentistas. Tanto es así que los dos millones de catalanes que votaron en el referéndum de pacotilla del 9-N a favor de la independencia de Cataluña, este año no van a comprar Freixenet para brindar en Navidad. Así lo ha hecho saber una diputada de CIU en el parlamento de Cataluña a través de Twitter.

Lo que no sabe esta mujer es que quizás, con ese simple gesto, Freixenet haya recuperado mas de dos millones de consumidores que, por culpa de la proposición de independencia, dejaron en su día de consumir productos catalanes, entre ellos, su famoso cava. Freixenet lo notó en su día, notó las pérdidas por la campaña, boba a boca, de veto a los productos catalanes que se fraguó en España, lo que obligó a su presidente a mostrarse a favor de la unión de España y en contra de la independencia. Estoy segura de que las mesas de Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año nuevo de este año brindarán, más que nunca, con Freixenet, por su gesto, por su desafío, por su compromiso con España y por el par de… que le ha echado Freixenet, sin miedo, para decirle a Mas y a los suyos que son y quieren seguir siendo españoles.

Rosana Güiza