Menú Portada
¡Qué fuerte!

Ya no “typical spanish”

Junio 3, 2010

El hombre propone, Dios dispone y Zapatero descompone. Este refrán viene al pelo para explicar la actualidad. En unos días se vota en Cataluña la prohibición o no de las corridas de toros. El Gobierno de Zapatero prohibió fumar en ciertos lugares públicos y ahora ya es un hecho que se prohíba en todos. Se prohibió, por un real decreto, poner la temperatura en los locales públicos, oficiales, comerciales, culturales y de ocio a más de 21 grados centígrados. Habrá que retirar los crucifijos de todos los centros educativos para respetar así las creencias de todos, llegando incluso a quitar los tradicionales belenes en Navidad para no herir sensibilidades. Quedarán prohibidas también las webs de descargas, etc.


Leyes de locos

Resumiendo, durante estos años de mandato de Zapatero, se han hecho leyes contra la objeción de conciencia de médicos, contra el libre tráfico en Internet, contra el tabaco, contra la vida, contra la conducción, contra el cristianismo, contra la temperatura, etc. Incluso quedó prohibido “la aportación de testimonios de profesionales, sanitarios, de personas famosas o conocidas por el público o de pacientes reales o supuestos, como medio de inducción al consumo”. O lo que es lo mismo, prohibido discriminar por sobrepeso. Claro que, si se prohíbe discriminar por sobrepeso, ¿por qué no se prohíbe directamente el sobrepeso? No se preocupe porque el Gobierno está en todo y también hay prohibición para esto, y dice así “la venta de alimentos con alto contenido en ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, sal y azúcares sencillos, ya sea mediante máquinas expendedoras o en cantinas, bares o locales similares situados en el interior de centros escolares quedará prohibida”. Hasta se llegó a elaborar un ilógico decreto que prohibiría a los vehículos 4×4 transitar por caminos de tierra. Y en Andalucía, hace ya unos años, Chaves se inventó una ley que prohibía hacer los típicos cortijos en el campo. Así que, si usted tiene un terreno, que es suyo porque se lo ha comprado con su dinero, que le ha costado el sudor de su frente, para construir una ilusión, pues no, no puede construirse lo qué usted lleva años soñando porque a unos cuantos se les ha antojado que no se puede porque a ellos no les da la gana. A este paso se va a prohibir morirse, por ejemplo por falta de espacio en los cementerios o algo así. Esto es de locos.
Y mientras, España, hundiéndose en el paro, en la economía y en el desprestigio.


Acabar con las tradiciones

¿Pero cuál es la última genial idea del gobierno zapateril? Ha sido prohibir que la Academia de Infantería de Toledo rinda honores al Santísimo en la tradicional y famosa procesión del Corpus de esta ciudad. Esto ha creado malestar, no sólo en el plano religioso, sino también en el popular, festivo, tradicional y político de la ciudad. El Ayuntamiento ha suplido el acto con la banda de música de la Policía Local. Algo es algo. Pero es decepcionante la actitud del Ejército aceptando tan vil, infame y estúpida orden.

Después de analizar todo esto, hay una cosa muy clara; Zapatero y sus secuaces han venido para cargarse

España, para quitar sus tradiciones, para cargarse sus actos típicos, para convertirnos en un país sin memoria y sin tradición. No tenemos bastante con la crisis, con el paro, con la economía por los suelos, con el desprestigio de España ante el resto de países del mundo que, para un rato de diversión que tenemos, también nos lo quieren aguar. Menos mal que ahora resulta que nadie votó a Zapatero. Esto me alivia bastante. Lo peor de todo es que, a este paso, dejaremos de ser “typical spanish”.


Rosana Güiza

rosanagüiza@extraconfidencial.com