Menú Portada
Atando cabos

Y en el 2013 resucitó…

Abril 8, 2012

Esa es al menos la esperanza que alberga el tan viajado ministro de Economía y Competitividad español, Luis de Guindos. Que el 2013 sea el año de la resurrección de nuestra economía. Con el permiso de los mercados, con el permiso de Europa, con el permiso de Alemania, con el permiso del déficit, y sobre todo, con el permiso de aquellos que parecen desear que nuestros pasos sean iguales a los de Grecia o Portugal. No es cierto. Nunca ha sido cierta esa semejanza y nunca lo será porque, tal y como señalaba un destacado miembro de la Oficina Económica de Moncloa, “a los primeros a los que no les interesa esa caída es a Francia y Alemania“.

Que el 2013 sea el año de la resurrección es el objetivo del Gobierno. Y sobre todo que en el segundo semestre de 2013 haya crecimiento económico y comencemos a crear empleo. Los cálculos y la hoja de ruta del Gobierno esta diseñada. El ejecutivo cuenta con un cambio de tendencia que pondría fin al retroceso económico, de forma que la economía nacional se estabilizaría y empezaría a crecer en el próximo ejercicio. Esta mejoría junto con los cambios introducidos en la legislación laboral permitiría empezar a ver la luz en el mercado de trabajo en nueve meses. 

Mariano Rajoy no ha parado de repetir que  a “corto plazo” la situación “no mejorará“. Y el “medio plazo”, que parecía tan lejano comienza en enero o febrero. Con este dossier, el ministro de Economía, Luis de Guindos está convencido de que quedarán prácticamente disipadas todas las dudas de Europa en torno a la estrategia presupuestaria global de España para el cumplimiento de los objetivos de déficit no ya este año sino a medio plazo.  En cualquier caso, el Ejecutivo incluirá el cuadro macroeconómico completo, la senda de ajuste y el programa nacional de reformas para los próximos tres años.

Rajoy convencido del respaldo de la UE 
Siguiendo esa hoja de ruta que tiene Rajoy en la cabeza, la Comisión Europea examinará después este plan y emitirá su veredicto aproximadamente en un mes, antes del próximo Consejo Europeo de junio al que asistirá Mariano Rajoy. Será precisamente en esa cita donde se repasará la situación de cada país y se realizarán las recomendaciones que correspondan una vez analizados los presupuestos nacionales y las estrategias para acabar con el déficit.

Todas estas estimaciones sólo tienen un riesgo. Se cumplirán siempre que se mantengan las condiciones actuales; esto es, que la crisis de deuda soberana no se agudice y que la debilidad de las grandes economías comunitarias no vaya a más. 

Para esto último, el Gobierno cruza los dedos, pero al mismo tiempo está convencido de la fortaleza europea. Muchos expertos ya coinciden que la crisis en el viejo continente no puede durar más de 5 años, y vamos por el cuarto. Es también el deseo, pero basado en los cálculos del Gobierno. Por el bien de todos, ojalá sea cierto que el 2013 sea el año de la resurrección económica, o al menos el comienzo de la misma. 

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio