Menú Portada
Atando cabos

Y el hombre de paz fue condenado

Septiembre 18, 2011

Argumentos jurídicos y hechos probados. La Audiencia Nacional considera que el dirigente de Batasuna, Arnaldo Otegi, y el que fuera secretario general de LAB y muñidor de las últimas negociaciones de ETA con el Gobierno, Rafael Díez Usabiaga, actuaron como dirigentes de la banda terrorista al tratar de reconstruir Batasuna a través del proyecto “Bateragune”. Todo era falso y premeditado. Los jueces consideran que la estrategia de ETA era precisamente la que pretendían los condenados. Esta es la “madre del cordero” de la sentencia. Trascendental en este momento.

No hay “malos y menos malos”, me recordaba recientemente un miembro del Cuerpo Nacional de Policía. Es decir, no existe diferencia entre la nueva izquierda abertzale que nos han querido vender desde hace dos años, la que solo supuestamente apuesta por las vías políticas para “superar conflictos”. No hay diferencia con el verdadero rostro de los terroristas. Es ETA la que ha decidido, lo decidió tras la última ruptura de las negociaciones con el Gobierno de Zapatero, mostrar esa imagen, estrategia para conseguir los mismos objetivos de siempre. ETA nunca ha sido el brazo armado de Batasuna. Es Batasuna, la izquierda abertzale, la que siempre ha sido y será el brazo político de ETA. Lo que ocurre es que unas veces convienen las bombas y el asesinato; y otras veces conviene la política con apariencia de desmarque pero siempre controlada por los mismos, los que tienen la capacidad de generar terror, amenaza y chantaje.

Ahora estamos en esa fase de apariencia. Y lo ha dejado negro sobre blanco el Tribunal de la Audiencia Nacional. Otegi y Usabiaga son miembros de ETA. Y todas aquellas soflamas pacifistas que soltó durante el juicio oral de nada le han servido. Le sirvieron en su momento y casi convenció nada menos que al Presidente del Gobierno. Rodríguez Zapatero le otorgo el calificativo de “hombre de paz”. Pero ahora el hombre de paz ha sido condenado. Todas aquellas frases que dijo tan aplaudidas por muchos: “Si apostar por la paz y la política es delito, entonces soy culpable”. ¡Toma ya¡. Aquella frase resonó entre los que siguen creyendo algo irreal. Y esta otra: “Seguir con la lucha armada es un suicidio político”. Tremendo. Esta frase ya dio pie a que muchos dijeran y sigan diciendo que ETA dejaba de existir. Que el final es el presente. Pero no es eso lo que piensan ni los jueces, ni la policía, ni los expertos en la lucha antiterrorista. Los magistrados de la Audiencia Nacional, ya puestos, le pidieron y animaron a condenar el terrorismo, algo que lógicamente no hizo. 

La frustración de Patxi y el “no sabe no contesta” del Gobierno

Pero lo más sorprendente, quizá, de la sentencia no ha sido la condena, la misma que pedía el fiscal y las acusaciones, sino las reacciones a esa condena. El lendakari, Patxi López, instaba a los demás partidos a no convertir “en víctima” a la izquierda abertzale. Y añadió que la sentencia puede causar “sorpresa y frustración” en una parte de la sociedad vasca. Y el Gobierno, por boca de su portavoz, José Blanco, simplemente no contestó. Refugiándose en la frase repetida de “el Gobierno no comenta la sentencias judiciales”, ni siquiera valoraba las reacciones políticas a esa sentencia. Hasta en siete ocasiones rehuyó las preguntas de los informadores. Hubo un momento en que el portavoz del Gobierno pidió a los periodistas que no malgastaran sus fuerzas porque era una tarea imposible. Se le pidió incluso que no reaccionara a una sentencia judicial sino a las declaraciones de Patxi López, lendakari y miembro de su partido. Pero ni por esas. Blanco enrocado diciendo que “el Gobierno no reacciona a decisiones judiciales”. Algo que el Ejecutivo no ha aplicado cuando las decisiones, las imputaciones, o los procesamientos, incluso de jueces, eran bien distintos. En esos casos, el Gobierno sí ha reaccionado a decisiones judiciales. En esta ocasión no querían. Quizá pronto sepamos la razón.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio