Menú Portada
Mensaje en una botella

Whitney, siempre querré ser tu guardaespaldas

Febrero 16, 2012

Siempre te preguntaste adónde van los corazones rotos. Ahora ya debes de saberlo. Te marchaste en una fría noche de febrero, cuando se acercaba el Día de los Enamorados que tantas parejas han celebrado escuchando tus canciones. Te fuiste guardando todo el amor que tu corazón fue capaz de poner a salvo. En solo un instante, en un momento en el tiempo, dejaste de creer en ti. La vida se te escapó como si fuera ese beso que quisiste conservar para siempre y que acabó medido por el viento de aquella fría noche de febrero.

Dejaste de ser mi chica por esa noche, después de habérmelo cantado al oído tantas veces durante tantos años de mi vida. Dejaste de ser la reina de la noche que atrapaba mis pensamientos y me hacía soñar con un porvenir mejor. Dejaste de enseñarme a bailar con alguien a quien en verdad amara, que es cuando llegas a comprender lo que es en verdad bailar. Dejaste de caminar paso a paso y te detuviste para siempre.

Siempre te querré porque hiciste que muchas horas de mi vida soñara con ser tu guardaespaldas o el guardaespaldas de otra que se parecía mucho a ti, que sonreía infinitamente mientras me miraba a los ojos. Y si decías que mis ojos te parecían hermosos, me faltaba tiempo para correr hacia ti en una carrera que sólo terminaba cuando terminaban mis sueños.

El amor más grande de todos

Llegaste a ser el amor más grande de todos para mí y creía verte en cada mujer a la que miraba. Tal era la sensación, que a veces llegué a preguntarme cómo sabría si aquello era real. Y concluí que aunque aquello no era lo correcto, estaba bien porque me hacía sentir bien. Pero fui creciendo y, al hacerme mayor, tu voz se me volvió esquiva. Me costaba encontrarte. Era como si hubieras desaparecido.

Al cabo de los años, un día resurgiste de tus cenizas. Pero tu luz ya no era tu luz. Era como si hubieras ido apagándote con el tiempo. Era como si tu grandeza hubiera encogido, como si la mujer que tuvo todo hubiera pasado a no tener nada. Era como si estuvieras a punto de exhalar el último suspiro, como si ya no fueras capaz de levantarte del suelo y estuvieras a punto de fundirte con la tierra de ese suelo que pisabas. Y eso es lo que ha ocurrido.

Whitney Houston será enterrada este sábado horas después del funeral que será oficiado en una iglesia de Newark, la ciudad del estado norteamericano de Nueva Jersey en la que nació la artista hace 48 años. En el coro de esa iglesia es donde Whitney comenzó a cantar a los 11 años de edad.

P.D.: Las palabras que aparecen en negrita corresponden a los títulos de las canciones de Whitney Houston que me inspiraron este artículo.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero