Menú Portada
Mensaje en una botella

Voy a salir del armario

Marzo 11, 2010

 Creía que sólo pasaba en las películas de Hollywood, como ésas que han premiado en los Oscar. Pero coincidiendo con la entrega de las estatuillas de la Academia, un senador republicano acaba de protagonizar la película de su vida. Oponerse a los derechos de los homosexuales era para este político una constante desde hacía años. El azar ha querido que la farsa haya acabado para él a una edad de rima muy fea: la de los dos cincos.

       Pero la existencia de Roy Ashburn ha cambiado cuando, después de haber encabezado una cruzada antihomosexual, ha salido inesperadamente del armario al confesar en una emisora de Radio de Los Ángeles: “Soy gay”. La brusquedad de su declaración ha hecho que su vida ordenada se haya desordenado hasta el caos. El senador, divorciado y padre de cuatro hijos, ha visto como su vida oculta quedaba al descubierto. Los términos se han invertido y ha acabado siendo invertido el que nunca invirtió los términos.

       Con apenas unas horas de diferencia, la ciudad de Los Ángeles asistió a dos espectáculos capaces de causar conmoción: la entrega de los Oscar y la salida del armario de Ashburn. Qué asombrosa coincidencia. Qué ironía del Destino. Qué casualidad. Y qué futuro por delante: quién se atreve a negar que algún día la historia del senador gay se convierta en película y esa película gane un Oscar.

        Voy a dar ejemplo

        El paso al frente que ha dado el senador Ashburn me parece una señal. Por eso creo que es el momento perfecto para salir del armario. Para expulsar de los adentros todo aquéllo que reprimimos por miedo al oprobio general, al rechazo social y al ridículo global de este mundo globalizado. Y para dar ejemplo, comenzaré yo mismo. Voy a salir del armario.

       Confieso que soy fan de Star Wars. Pero muy fan, rozando la categoría de friki. El casco de soldado imperial que preside mi estantería dedicada a La guerra de las galaxias es sólo un ejemplo. Otro ejemplo espeluznante es éste: soy capaz de recitar diálogos de alguna de las seis películas de la saga en los momentos más insospechados. “No se ofusque con este terror tecnológico que ha construido. La posibilidad de destruir un planeta es algo insignificante comparada con el poder de La Fuerza”… y aquí es donde Darth Vader respira fuerte…

        Sin complejos

       Acabo de salir del armario. Para un ser humano que ha dedicado parte de su vida a leer a autores de la Grecia clásica, la confesión que he hecho puede resultar demoledora. Me deja a los pies de los caballos. Pero tenía que hacerlo. Me he comprometido en esta columna a salir del armario. Y lo hago sin complejos. ¿Por qué no hace usted lo mismo, simpático lector?

       Confiese, confiese. ¿Es seguidor de Belén Esteban? ¿Tiene en su casa la colección completa de los discos de Camela… o prefiere a Los Chunguitos? ¿Jamás baja la tapa del inodoro después de usarlo? ¿Ha seguido la carrera cinematográfica de Willy Toledo? ¿Cree que la peineta de Aznar es el gesto que merecían los que no le dejaban hablar?

       Salga usted del armario. Sin miedo. Sin prisa pero sin pausa. No deje dentro eso que tanto daño está haciéndole. Libérese. Llame a sus familiares y amigos. Anúncielo en calle megáfono en mano. Escríbalo al final de esta columna en el apartado Comentar. Anímese. Anímate. No salgas del armario mañana si puedes salir hoy.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com