Menú Portada
Mensaje en una botella

Vivir así es morir de amor

Febrero 3, 2016
marmota

Me siento como Bill Murray, pero en Madrid en lugar de en Punxsutawney y en el año 2016 en lugar de en 1993. Cada mañana suena el despertador, asomo la testa por encima de las sábanas y siento miedo. Miedo a que el rey Felipe siga recibiendo a portavoces parlamentarios sin cesar. Miedo a que los portavoces parlamentarios sigan convocando ruedas de prensa en las que repiten lo mismo continuamente. Miedo a que los medios de comunicación sigan informando sobre la hipotética formación de Gobierno o sobre la hipotética convocatoria de elecciones. Una y otra vez, días tras día.

El Día de la Marmota se ha hecho realidad y todavía me pregunto qué hemos hecho para merecer esto. ¿Cómo hemos acabado así? ¿Cuál fue el día en el que empezó todo? ¿Por qué pasan los días y todos se parecen entre sí? ¿Cómo vamos a ser capaces de resistir la insoportable sensación de que cada nuevo día se parece al anterior, que hoy es igual que ayer y que mañana será igual que hoy?

He entrado en bucle y la letra de una canción de Camilo Sesto martillea mi mente sin compasión: “Y ya no puedo más / y ya no puedo más. / Y siempre se repite / la misma historia. / Y ya no puedo más / y ya no puedo más. / Estoy harto de rodar / como una noria”. Es indudable que la letra del Vivir así es morir de amor cobra nuevo sentido ante la apabullante realidad que nos rodea. Ahora mismo soy Bill Murray flipando en colores, sentado en una noria de no deja de dar vueltas.

Nuevas elecciones generales

Pedro Sánchez se afana estos días en intentar formar Gobierno. Pero si no lo consigue, hay muchas probabilidades de que tengamos que volver a votar. De esa forma, este Día de la Marmota podría extenderse hasta mediados de junio. Aproximadamente por esa época se celebrarían nuevas elecciones generales. ¿Se imagina el amable lector de este artículo que siguiéramos en bucle hasta junio?

¿Se imagina usted sentirse como Bill Murray de forma casi indefinida y que no se viera la luz al final del túnel? Cada mañana sonaría el despertador, asomaría la testa por encima de las sábanas y sentiría miedo. Miedo a que volviera a empezar  la campaña electoral. Miedo a que los candidatos siguieran protagonizando mítines en los que repiten lo mismo sin cesar. Miedo a que los medios de comunicación siguieran informando sobre los sondeos y los acuerdos a los que podrían dar lugar los resultados electorales. Una y otra vez, día tras día.

Cuaderno azul

El líder político que muestra un descomunal interés en acabar con este Día de la Marmota es Pablo Iglesias. “A este paso nos salen canas a todos antes de formar Gobierno”, proclamaba este martes. El secretario general de Podemos no está dispuesto a que sigamos perdiendo el tiempo. Por ello se ha comprado un cuaderno azul, al estilo de José María Aznar, y en él ha escrito los nombres de sus candidatos que después ha leído públicamente.

Iglesias se ha autoproclamado vicepresidente y se ha repartido los ministerios que le molan. El líder de Podemos quiere que su partido se haga con las carteras de Defensa, Interior, Economía, Educación, Sanidad, Servicios Sociales y Plurinacionalidad (que es el de Administraciones Públicas de toda la vida, pero en plan derecho a decidir). Naturalmente también quiere la radiotelevisión pública. Como puede comprobarse, obsesión cero por los sillones e interés mil por el programa de Gobierno.

Juan Diego Guerrero dirige Noticias Fin De Semana en Onda Cero

@juandiguerrero