Menú Portada
Entre alfileres

Victoria Beckham: “El vestido de mi primera cita. ¡Es tan mono!”

Junio 23, 2014

Jo y además quiero que sean testigo de ellos todos mis seguidores de twitter y por ende todo el mundo. “Mirad lo que he encontrado. El vestido de mi primera cita con David Beckham. ¡Es tan mono!” y encima nos lo ha contado, Victoria Beckham se entiende, utilizando menos de 100 caracteres; es decir, le han sobrado algo más de 50. Súper.

La pija de las Spice Girls ha tenido a bien enseñar al mundo el mini vestido con el que se convirtió en la mujer más envidiada del mundo hace ya la friolera de 17 años.El diseño, estilo años 60, es de ante marrón, minifaldero, sin mangas y con cinturón ancho de hebilla amplia. 

Más trapitos para momentos especiales

Aquel día cambió su vida (y la de medio mundo), para siempre. Todo ocurrió en una cena tras un partido del Manchester United donde él jugaba. Ella era súper famosa (aunque no concebimos el motivo), al ser una de las integrantes del grupo de moda del momento.

La diosa de los vestidos, la que tiene un palo por columna, ha tenido a bien compartir con el resto de los mortales más trapitos. Modelitos que lució en momentos especiales, dulces, de su vida.

La mujer a la que España le olía a ajo, insiste en entubarse en tela que no la deja respirar y en presumir de esos dos palillos que tiene por piernas. En esta ocasión ha permitido que rememorásemos el vestido negro, ajustado, con tirantes y corto, of course, con el que quiso hacernos más daño. Así vestida nos confirmó que volvía a ser la mujer más envidiada del mundo. De negro, cual mesonera del XVIII, nos mostró que estaba esperando un hijo de David Beckham.

Y además no fue el único. Ni vestido ni hijo. Churumbeles tuvo tres más y vestidos, ni se sabe. 

La diseñadora junto a su diseñador favorito

Pero todavía hay más… Es tan, pero tan, tan generosa que nos ha recordado otro momento/vestido más.  Y eso que ninguno ha sido diseñado por ella. Sí, ahora firma ropa. Híper.  En esta tercera ocasión el diseñador del vestido aparece junto a ella. Marc Jacobs le colocó un trapito de gasa negro adornado con corazones, también en color negro, con bordes en blanco y un cinturón también negro. La mujer de negro nos da una lección de moda, no debemos mezclar más de dos colores. Acabaríamos pareciendo un árbol de Navidad normal, de los de colorines. Los glamurosos, la gente de bien, no ponen luces de colores. Es cómo vulgar, ¿no?

Posh (Vicky o Victoria para los más desconocidos), ha aprovechado el cambio de estación en su armario (¡JA!), para enseñarnos porque ella fue la elegida y no ninguna de nosotras. Está claro, seguro que no eres tan natural como ella en las fotos. Ya sabes: a practicar.

Por Garbo