Menú Portada
¡Qué fuerte!

Venezuela, el paraiso etarra

Febrero 19, 2015

Gran exclusiva la de El Mundo y la periodista Ángeles Escrivá. No sólo está allí el etarra De Juana Chaos, hay otros cuarenta más acogidos por ese gobierno que nos tiene tirria y que no nos soporta, de ahí posiblemente el asilo a estos asesinos, para joder, más que nada. Y ya no sólo el asilo, sino también la posible negativa a la próxima petición de extradición, que sería lo normal en casos de terrorismo y de asesinos en busca y captura, como es el caso de veinte de los cuarenta que allí se esconden con reclamaciones judiciales y el caso concreto de De Juana, en busca y captura por enaltecimiento del terrorismo.

Pero no, Venezuela y su presidente Maduro seguramente no nos vayan a mandar a los etarras que refugia porque no les da la gana. Si antes Chaves y ahora Maduro, ponen trabas a las empresas españolas y a todo lo que conlleve connotación española, vayamos olvidándonos de cualquier mínima esperanza de repatriación etarra. No sólo les dan asilo, sino que además, a algunos les han dado hasta cargos importantes en el gobierno chavista. 

La culpa de España

José Ignacio de Juana Chaos salió de la cárcel tras cumplir 18 de los 3.129 años de prisión a los que estaba condenado por los veinticinco asesinatos que cometió. La culpa de que De Juana esté en Venezuela no es de Venezuela sino de España y del gobierno que le dejó ir, que lo excarceló por ley. Venezuela puede ser para De Juana Chaos un refugio, pero no un paraíso. Seguramente a él donde le gustaría estar es en su País Vasco de su alma. Pero tiene que conformarse con sobrevivir vendiendo, y quizás bebiéndose también, -por las pintas-, licores en una pocilga a la que denomina tienda. Su aspecto es deplorable, igual que su conciencia y su alma. En su cara de amargado y de malo refleja su propio interior, su propio yo.

Odio y envídia

Chichiriviche puede ser un paraíso por su naturaleza pero no por sus infraestructuras y nivel de vida. En Venezuela la gente lo está pasando mal. Hay una dictadura que tiene reprimidos a todos los ciudadanos viviendo bajo la escasez de necesidades básicas mientras los gobernantes se enriquecen con el petróleo. Un país rico que podía ser una gran potencia pero que, como en otros tantos casos, por culpa de los gobernantes, sólo unos pocos viven bien y el resto en condiciones casi infrahumanas o al límite de la dignidad. Aquel paraíso que acoge a De Juana es imposible de ser disfrutado por un tipo que tiene tanta maldad en su interior. Allí está refugiado e incluso goza de algunos privilegios que le otorgan mejor calidad de vida que la que tienen los propios autóctonos. Increíble.

Y todo por el odio, por no llamarlo envidia, que le tienen a España, menos a los de Podemos, que a esos sí los quieren y les pagan cantidades ingentes de dinero para que les asesoren. Miedo me da pensar que nos lleguen a gobernar estos personajes venidos a más del “perrofalutismo“, que han asesorado a un país que vive al borde de la desestructuración social. Ahora, a esperas de la petición internacional de extradición, recemos para que sea concedida, cosa altamente improbable. Al menos lo tenemos lejos. Ojala se pudra allí en ese paraíso, amargado lejos de su verdadero paraíso vasco.

Rosana Güiza