Menú Portada
No me moverán

USA, la ONU y Haití

Enero 19, 2010

Haití fue el primer país independiente de Latinoamérica (1804), en su momento de liberación era la joya de las colonias caribeñas por su economía; fue el primero en abolir la esclavitud. También fue el primero en conquistar a otro (la República Dominicana desde 1822 a 1844). Pero ahora es el más pobre del mundo, miserable y con un medio ambiente destruido ¿Cómo pudo ocurrir?
 
Es la historia de un país sin Estado, donde las clases privilegiadas no salen de sus refugios por la noche, la Administración Pública no funciona y sus instituciones ¿democráticas? tampoco. Periódicamente parece renacer la esperanza, pero, al poco tiempo, vuelven a aparecer las causas y los efectos del desastre: corrupción, nula autoridad de los poderes públicos, mafias locales que imponen su poder con violencia, pobreza, incultura y falta de capacidad de recuperarse ante las catástrofes naturales.
 

Crónica de un Estado fracasado

Estados Unidos estuvo ya en Haití desde 1915 a 1934, 19 años. Los recuerdos históricos de esa etapa no son felices. De hecho la salida de los marines estadounidenses no fue “amistosa”, aunque si pacífica. Fue una ocasión perdida, el alma cimarrona del haitiano le jugó una mala pasada, la sucesión de golpes de Estado, dictaduras e intentos de restauración democrática ha sido la “crónica de un Estado fracasado”.
 
En 2004 volvieron tropas extranjeras de pacificación de la ONU a la vista de la caótica situación del país. Estas semanas 10.000 marines americanos han sido enviados por el presidente Obama ¿Volverán a cometerse los mismos errores?
 
Hace tiempo que en el derecho internacional existe la palabra “protectorado”. Es una figura jurídica en la que una nación metropolitana ocupa a otra. En el protectorado se conservan las autoridades locales de la ocupada (ayuntamientos y líderes naturales fundamentalmente), y la metrópolis controla militar y políticamente. la
Hasta ahora la figura había sido ejercida por países como España o Francia en Marruecos, pero nunca por una institución internacional ¿Sería posible un protectorado de la ONU sobre Haití? El problema es financiero. La ONU no posee suficientes recursos para hacerlo; pero, si EE. UU. Una buena idea sería un Protectorado Estadounidense sobre Haití, bajo la supervisión de la ONU. Así se reducirían las suspicacias derivadas de la anterior ocupación y se mantendría una mayor neutralidad en las decisiones de la metrópoli.
 

Optimismo imposible

Pero no se puede ser optimista. Haití necesita un cambio total: económico, institucional y cultural. Sólo cuando esto se produzca, Haití puede recuperar su autocontrol. Habría que pensar en una larga duración del protectorado. Tanta, que los nuevos dirigentes hayan salido de la generación que ahora va a comenzar sus estudios primarios. Más de treinta años.
 
Al final de este periodo el pueblo Haitiano debería poder decidir entre: mantener el protectorado un nuevo periodo; ser totalmente independiente; o, incluso, buscar un estatus similar al de Puerto Rico.
 
Si usted fuera haitiano en este momento, ¿encontraría razonable esta propuesta?
 

José Ramón Pin es director de EMBA-IESE