Menú Portada
¡Qué fuerte!

Una reina perfecta

Mayo 14, 2015

Imagine durante el tiempo que lee estas letras que usted es objeto de miradas a nivel mundial. Imagine que cada paso que de, cada gesto que haga, cada palabra que diga o cada vestido o traje que se ponga, es cuestionado y valorado por millones de personas. Por la ropa que elija hoy para salir a la calle será criticado o elogiado, según los expertos y los que no lo son. Si se ha cansado de su melena aburrida y decide cortarse el pelo, ¡cuidado!, hay millones de personas pendientes de usted para criticar si el nuevo corte le queda bien o mal. ¿Recuerdan aquella película de Jim Carrey, “El show de Truman“? Un hombre objeto de un programa de televisión que, sin saberlo, es visto y seguido a nivel nacional por millones de americanos. Pues piense por unos minutos que usted es Truman y que su vida se narra constantemente, todo el mundo está pendiente de usted, de lo que come, de como se peina, de lo que se pone y de con quién se relaciona. Agobiante debe ser poco. Insufrible. Incluso hasta llegar al hartazgo si no se está preparado para ello.

Pero ella lo está, está preparada y en tiempo récord, y no hace falta irse a América y a la ciencia ficción. Que sus hijas lo estén es normal, porque han nacido para ello, para ser reina una e infanta la otra, al igual que su marido. Pero ella no nació para ser reina, o al menos no era lo que se esperaba. El fruto de la casualidad, del destino o de la vida quiso que fuera la elegida y, sinceramente, visto desde fuera, cualquiera no aguantaría lo que Doña Letizia tiene que aguantar.

Monarquía más valorada

Se cuestiona de ella hasta los zapatos que lleva. Si va plana o con tacón. Su extrema delgadez es motivo de críticas constantes. Si repite trajes también, aunque para los ciudadanos normales de a pie nos parezca un gesto que la honra desde que empezó en este mundo de la realeza. Ese detalle la humaniza y la acerca a las españolas medias que repetimos conjunto cada quince días o menos. Es algo habitual en ella eso de repetir, por eso ya se ve hasta normal. ¡Menos mal! Pero, ¿y el pelo? Ha sido casi cuestión de estado que se haya cortado el pelo y que el corte no sea lo más apropiado para una reina. Me encantaría saber quién marca que un corte de pelo sea apropiado o no para reinar.

Es algo tan absurdo que me causan risa los comentarios de los que se las dan de saber de esto y dicen que no es propio de una reina llevar ese corte de pelo. ¡Porque ellos lo digan! Increíble. La ultima, ir de blanco, de corto, sin mantilla y sin peineta en un acto castrense. ¿Y qué? Además repite vestido, no uno cualquiera eso sí, uno muy importante para ella, el de la proclamación. Doña Letizia se ha ganado el respeto de los ciudadanos, se ha convertido en una reina perfecta que hace su papel como debe, a la misma altura de Doña Sofía. Gracias a ella y a su marido, el rey Felipe VI, la monarquía ha vuelto a ser valorada, incluso más que antes, después de tantos años de escándalos y rechazo. Han renovado la imagen, más moderna y cercana a la vez que más humilde. Imagine por un momento que es usted Doña Letizia… Debe de ser muy difícil ser una reina perfecta bajo la mirada y el examen constante. Tiene mérito, mucho. Así que deberíamos dejar de criticar.

Rosana Güiza