Menú Portada
¡Qué fuerte!

Una reina de sangre roja

Junio 5, 2014

La conocí un día en la redacción de la emisora de Onda Cero. Era el 25 aniversario de mi cadena y ella y el Príncipe hicieron una visita a la radio. Cuando me los presentaron, Don Felipe se dirigió a mi para preguntarme si me había acostumbrado ya a los madrugones o si a eso uno nunca se acostumbraba. Respondí nerviosa pero firme y antes de que pudiera hilar dos frases, ella entró en la conversación. Pero lo hizo de una manera tan agradable que incluso me hizo gracia. Yo no pude evitar acordarme de aquel “déjame hablar” el día del anuncio de su compromiso y pensé: “efectivamente, ya apuntaba maneras y no ha cambiado“. A pesar de todo, Letizia a mi me cae bien y su labor es digna de admiración. Visto lo visto, el príncipe de Asturias se podría haber enamorado de cualquier española, pero le tocó a ella. Ella fue la elegida y se ha estado preparando para este momento desde que pisó Zarzuela.

No creo que cualquiera hubiese aguantado todo el peso que conlleva primero, ser novia del príncipe Felipe, después ser esposa y princesa de Asturias, luego madre de la heredera al trono y ahora reina de España. Me pasa a mi y, lo primero, no me creo, y lo segundo, ¡no aguanto tanta presión ni protocolo ni loca!. De ahí que reitere mi admiración hacia ella por su saber estar y por haber aguantado y haberse preparado tan bien  y en tan poco tiempo para ser reina de España, una reina de sangre roja, del pueblo, de donde ella salió. Por eso es cercana y le gusta la vida normal y corriente.
 
¿Una nueva modalidad de reinado?
 
Pero, ahora que en menos de 15 días más o menos subirá al trono, ¿qué va a hacer Letizia con su vida normal?. Refiriéndome con “normal” a las cosas que a ella le gusta hacer en tiempo de descanso de princesa: va al cine, al teatro, a conciertos, se deja ver por garitos de Madrid de marcha, come pipas en un banco, sale de compras por los centros comerciales, etc. Jamás se ha visto realizando estas actividades a la reina Doña Sofía, nunca. Una vez proclamado rey Don Felipe y, por lo tanto, proclamada ella como reina consorte, ¿va a seguir Letizia siendo como cuando era princesa, reina de 8 a 3h?. ¿Se le acaba el chollo o comienza una nueva modalidad de reinado nunca visto?.
 
Sea como sea, nos guste o no, una mujer asturiana, hija de periodista y enfermera y nieta de taxista, será reina de España. La Monarquía da un giro, se renueva, llegan nuevos tiempos, aires frescos que pueden ayudar a dar un empujón más para salir de una vez de este bucle en el que se encuentra España. La España Juancarlista acogerá sin titubeos al nuevo rey y pasará a ser Felipista, estoy segura. Esa minoría republicana es tan pequeña que el ruido que están haciendo no va a ir más allá de lo anecdótico dentro de esta España monárquica que los españoles decidimos tener al votar la Constitución. Deberán conformarse al menos con tener una reina de sangre roja.
 
Rosana Güiza