Menú Portada
¡Qué fuerte!

Una huelga vergonzosa

Marzo 29, 2012

Cortes de tráfico, neumáticos quemados, contenedores ardiendo, piquetes que hacen llamarse informativos que, en lugar de informar, intimidan y coaccionan, policías heridos, sindicalistas detenidos, ciudadanos increpados, fachadas de comercios pintadas, cerraduras de negocios y colegios siliconadas, cristales de sedes bancarias rotos, botes de humo lanzados al interior de bares… un país esforzándose en trabajar y unos cuantos intentando impedirlo. Este podría ser el resumen de una huelga que ha sido un fiasco para los sindicalistas, pese a que ellos la tachen de exitosa, y que ha dado una imagen pésima, a la griega, al resto del mundo. La normalidad fue la tónica general en, prácticamente, todas las ciudades y pueblos españoles. Lo de arriba son datos anecdóticos que toman más presencia justo por lo anormal del acto en si.

La “financiación” de los sindicatos

Comenzaba la jornada huelguista y, a la vez, aparecía la noticia en La Razón de que la Junta de Andalucía desvió entre 2006 y 2010, más de 2 millones de euros a cinco empresas tapadera detrás de las que estaban los sindicatos UGT y CCOO. Otros casi 3,5 millones fueron destinados a asesorías con vínculos sindicales. A esto, hay que sumar los casi 30 millones de euros que recibieron a través del famoso “fondo de reptiles” de los ERE.

Según La Razón, en total, en los últimos ochos años, el sindicato de Cándido Méndez ha recibido del ejecutivo andaluz un total de 15.009.533,21 euros. A esto hay que sumar los 3.759.620 euros que destinaron a “agentes sociales” en 2002 y que, previsiblemente, se repartieron entre los dos sindicatos mayoritarios. En 2006, UGT recibió 1.995.000 euros y CCOO se llevó 1.650.000 euros. Esta cifra se embolsa todos los años el sindicato de Fernández Toxo desde 2008. Dinero de los andaluces que se han estado llevando los sindicalistas que ayer ejercieron su derecho a la huelga por una reforma laboral que el Gobierno se ha visto obligada a hacer, a exigencias de Europa, para salvar a España de la crisis que viene padeciendo desde hace años por culpa del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que dejó a este país en la ruina más absoluta y jamás conocida.

Así es España señores, este es el cachondeo, el mamoneo y el tejemaneje de los que van de humildes, de trabajadores y de defensores de nuestros derechos. Señoritos camuflados de progres humildes que se hacen ricos a costa de los trabajadores de verdad, de los que luchan cada día por sacar sus negocios adelante. Chupatintas que ayer sacaron pecho y levantaron pancartas con manos que portaban relojes de lujo. Así es nuestro país, un nido de carroñeros en el que disfrutan y se lo llevan siempre los mismos y pagan y sufren también siempre los mismos. Vergonzoso.   

Rosana Güiza

rguiza@extraconfidencial.com