Menú Portada
Mensaje en una botella

Una familia de lo más normal

Junio 17, 2015

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, ex duques de Palma después de que el rey Felipe los haya despojado del título, han vendido su casa de Pedralbes. Según publica El Mundo, “la transacción se ha firmado este martes por una cantidad de 6,9 millones de euros, mucho menos de lo que pedían al principio”. O sea, que la crisis hace que las propiedades caras también se vendan más baratas. El comprador es un extranjero “de Europa, pero no del Este”. O sea, que no es ruso.


Según las fuentes que cita el mencionado diario, el extranjero que no es del Este forma parte de “una familia de lo más normal” y sus integrantes no son “nada ostentosos”. O sea, que cualquiera de nuestros lectores puede sentirse identificado con el extranjero que no es del Este y con los encantadores componentes de su familia. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha comprado nunca una vivienda situada en una parcela de 2.107 metros cuadrados, con 1.049 construidos, repartidos en tres plantas, con jardín,  piscina, gimnasio, siete habitaciones, diez baños y una amplia zona de ocio?

¿Quién no pudo haberse comprado una residencia así en el año 2004 pagando seis millones de euros por ella y otros tres millones por unas reformas que duraron seis años? Sí, sí, ya sé que usted que está leyendo es un ejemplo de persona “de lo más normal” perfectamente capaz de haberlo hecho. No pretendo faltarle al respeto. Me hago cargo. Usted podía haber hecho esto y más si se lo hubiera propuesto.

Lo que tal vez no le habría ocurrido a usted es que el juez José Castro decidiera embargarle los bienes, de manera que la mitad de la vivienda no hubiera podido ser vendida. Menos mal que su señoría decidió levantar el embargo para propiciar la venta de la casa. Menos mal que en este país hay todavía un juez “de lo más normal”. ¿Qué sería de la justicia si no hubiera jueces como el señor Castro?

Ricos en tiempos de crisis

Los nuevos propietarios, que forman “una familia de lo más normal”, tienen pensando iniciar “unas obras de reforma para entrar a vivir en la casa lo antes posible”. Lo sé: usted también lo haría. ¿Para qué perder el tiempo sin ocupar una vivienda así, que está pidiendo a gritos ¡habítame, habítame!” La característica de ser “de Europa, pero no del Este” puede jugar un papel crucial en la contratación de las obras que haya que acometer.

Tranquiliza saber que para comprarse una casa como la de los ex duques de Palma no haya que ser uno de los  integrantes de la población con elevado patrimonio, ésos a los que vulgarmente se conoce como ricos. El número de ricos ha crecido un 40 por ciento en España desde que empezó la crisis en el año 2008, según el Informe Anual de la Riqueza en el Mundo 2015, de forma que actualmente hay 178.000 ricos en nuestro país. Es de suponer que un rico debe de pensar que la casa de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín es una vivienda “de lo más normal”.

Lo que me sorprende, como columnista “de lo más normal”, es que haya aumentado tanto el número de ricos en tiempos de crisis. Me había parecido escuchar que la crisis afecta a todos, incluidos los que tienen más dinero. Está claro que me equivoqué. Normal. Mejor dicho, de lo más normal.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero