Menú Portada
¡Qué fuerte!

Un Sálvame para padres hipócritas

Diciembre 25, 2014

En este mundo surrealista en el que todo se hace al revés y nada del haz, de repente se actúa porque sí contra algo o alguien sin más, cuando durante un tiempo anterior no había pasado nada. Así funciona este país. Me refiero a la amenaza de sanción al programa de Tele 5, Sálvame. He sido la primera en criticar ciertos contenidos y/o programas de cualquier cadena cuando no me han gustado, cuando he considerado que algo es basura y que no merece estar en una parrilla de televisión, pero también he reconocido siempre que la audiencia manda y que si la audiencia demanda esos contenidos y esos programas, el que lo da hace muy bien en ofrecerlo ya que es dinero asegurado.

La audiencia es soberana y es ella la que ha puesto al programa Sálvame donde está y los años que está. Es una cadena privada que da un servicio que la audiencia compra y opta por ver. Nada más. Sea como sea y tenga el contenido que tenga. Dos años después de llevar creada la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ahora se ponen a tocar la moral con que si han llegado treinta o ciento sesenta denuncias, da igual, -en cualquier caso no más de doscientas- contra el programa porque se emite en horario infantil y sus contenidos no son aptos. Ahora, los niños de 7 años para abajo no pueden ver el contenido pero si pueden hacerlo a partir de los 8 años. ¡Vaya! La diferencia es brutal y una garantía total.

La irresponsabilidad de los padres

Padres que se han quejado porque mientras ven el programa sus hijos están en el salón con ellos y están enterándose de todo lo que sale por las bocas de esos colaboradores. Oiga usted, pues cambie a un canal que pueda ver su hijo, ¿no?,  sea usted responsable de lo que pone cuando está su hijo delante y no culpe a nadie ya que nadie le pone una pistola en la cabeza para que usted ponga un canal cuando está su hijo delante. Gracias a la TDT tenemos actualmente una gran cantidad de oferta televisiva y de canales que los niños pueden ver en su horario sin que tengan que tragarse programas que no están orientados a la infancia. Es una responsabilidad de los padres, como toda educación que se les da. Si usted no quiere que su hijo vea cómo se pelean o discuten en un programa de televisión que a usted si le gusta, lo normal es que usted se sacrifique, cambie de canal y ponga Boing, Clan, Disney Channel o cualquier otro entre la gran cantidad que se le ofrecen para que su hijo pase una tarde agradable frente a la televisión.

Ahora bien, si lo que usted quiere es ver cómo se pelean entre uno y otros, como se insultan o levantan el tono de voz, pero le molesta que lo hagan porque su hijo está delante, pues entonces el hipócrita es usted que no cambia de canal porque le gusta verlo. Es tan sencillo como eso. La oferta es amplísima y Sálvame está ahí porque la audiencia así lo quiere. Efectivamente, no es programa para niños pero los padres son responsables de cambiar de canal y poner algo apto para sus hijos. A día de hoy, la solución buscada al conflicto es poco apreciable. Un limón y un naranja con los mismos contenidos pero cambiados de tono. Espero que ya estén todos contentos. Quizás a quién habría que denunciar es a esos padres que dejan que sus hijos vean ciertas cosas en la tele sólo porque a ellos les gusta. Dejémonos de hipocresías y seamos coherentes de una vez.     

Rosana Güiza