Menú Portada
Atando cabos

Un Gobierno muy de Rajoy

Diciembre 21, 2011

Es la característica fundamental del flamante Ejecutivo de Mariano Rajoy. Un gobierno a su imagen y semejanza. Perfil técnico, moderado y dialogante. De hecho uno de los pocos ministros nombrados que no aparecían en las quinielas, en ninguna, es Pedro Morenés, alguien, según cuentan los mas estrechos colaboradores de Rajoy, que tiene un carácter casi idéntico al del Presidente del Gobierno. Pero también el resto, la mayoría de los ministros reúnen ese perfil “muy de Rajoy“. Es el caso de Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Pastor, Cristóbal Montoro, Arias Cañete, o Jorge Fernández Díaz. Ya dijo durante la campaña electoral el ahora Jefe del Ejecutivo que su Gobierno tendría dos características: netamente económico y previsible.

Ambas condiciones se han cumplido. El nuevo Gobierno está dividido en dos grandes bloques. El económico, que es el predominante. Y el político, otorgando todo el poder a Soraya Sáenz de Santamaría. Hasta seis ministerios de carácter económico, o incluso siete si incluimos el perfil del nuevo ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo. Además, Luis de Guindos se convierte en el hombre fuerte de las finanzas en España. Un gobierno previsible, de personas de confianza de Rajoy y que tendrán que afrontar los meses, sin duda, mas duros de comienzo de legislatura.

La designación del Gabinete ha estado precedida, en esta intensa semana, del debate de investidura. Un debate atípico con características muy diferentes a los anteriores. Fue un debate de investidura muy distinto a todos. Algo mas de 15 horas de Pleno y aunque no estuvo exento de criticas y pugna política, lo que dominó en todo momento fue el buen tono, y la discrepancia desde el respeto.

Adiós a la crispación y el sectarismo

Un clima muy diferente al de muchos Plenos de la pasada legislatura, y no digamos de la anterior que fue bautizada como la “legislatura de la crispación”. En el comienzo de esta etapa política se enterró, de momento el hacha de la crispación de unos o el sectarismo de otros. Algunos piensan que eso siempre ocurre en los debates de investidura porque el candidato aspirante continúa saboreando el triunfo electoral, y el líder de la oposición anda tocado por la severa derrota. Siendo cierta esta tradición. Lo es también la evidencia de un Mariano Rajoy distinto enfundado en el traje de Presidente del Gobierno alejado de la confrontación agresiva. Dicen los mas cercanos al nuevo Presidente, que ese es el “verdadero” Rajoy, y por lo tanto será mucho mejor Presidente del Gobierno que líder de la oposición.

Hasta con los herederos de Batasuna se mantuvo ese clima. Mariano Rajoy fue claro y rotundo. Duro sin emplear palabras gruesas. Todo lo que tenia que decir lo dijo con tranquilidad y serenidad. Tal y como le gusta decir al flamante Presidente del Gobierno con claridad, sensatez y sentido común. Sin inmutarse le dijo al representante de la izquierda abertzale que no hay nada que hacer, ningún paso que dar hasta que la banda terrorista anuncie su disolución. Y le añadió, también sin mover un músculo de la cara, que “la sociedad española no le debe absolutamente nada” ni Amaiur, ni por supuesto a ETA. Esta será, por cierto, la actitud del nuevo ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Aplicará la máxima expuesta por Rajoy. En la lucha contra ETA y la gestión tras el anuncio del cese definitivo: Ley y Estado de Derecho.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio