Menú Portada
¡Qué fuerte!

Un etarra en Jaén

Abril 24, 2014

El pasado miércoles por la tarde estaba previsto un acto en la Universidad de Jaén, como tantos que se deben celebrar diariamente con fines docentes en centros universitarios. El acto en sí no tiene mayor trascendencia ya que se trataba de la presentación de un libro. Ustedes se preguntarán, ¿qué libro y quién es el autor?. No los nombraré porque no me da la gana hacerles publicidad pero es, ni más ni menos, que un antiguo miembro del brazo político de ETA y, en la actualidad, diputado de Amaiur. Y ahora se preguntarán, ¿y qué hace este tío dando una conferencia en la Universidad de Jaén?. Pues eso mismo me pregunto yo. ¿Por qué?.

También me gustaría preguntarle al Rector de la Universidad qué hace un etarra dando una conferencia política en una universidad pública. Se esperó hasta la misma mañana del miércoles para suspender la presentación, cuando la presión para evitarla era más que evidente después de varios actos de protesta por parte de los estudiantes universitarios jienenses y de las muestras de repulsa de toda la ciudad. Detrás de todo esto está el SAT, el famoso sindicato andaluz de trabajadores que se ha hecho famoso por asaltar fincas ajenas y robar en supermercados. Es normal que la gentuza se apoye entre ellos y quieran dar voz al libro de este abogado y veterano sindicalista de LAB que recoge el testimonio atípico de un diputado de la izquierda abertzale en Madrid, algo que a los jienenses les importa una mierda, como es lógico.

Un hecho vergonzoso
 
El hecho en sí de que una universidad pública acoja este acto es vergonzoso y repugnante. Supongo que las actividades que se hacen en las universidades están supervisadas por alguien. Habrá quién se encargue de sopesar y decidir qué se hace y qué no dentro de un recinto público docente. Así que alguien en la Universidad de Jaén dio pista libre a la presentación del libro de este etarra cuyos beneficios de su venta, por cierto, irán destinados a los expresos de ETA, un colectivo que justifica la violencia terrorista. Es un insulto a los estudiantes, una falta de respeto a la comunidad educativa y una manera de reírse de todo el mundo el haber consentido que se aprobara este acto que, de no ser por la presión social, se hubiera celebrado sin ningún problema en Jaén.
 
Menos mal que, gracias al sentido común de los jienenses, este acto se ha impedido. Pero cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo y no se qué tipo de empeño ni interés tiene el SAT para insistir con el tema y, rápidamente, buscaron otro sitio en Jaén para celebrarlo. Al día siguiente estaba previsto el mismo acto en la Universidad de Granada. Cada uno se retrata con sus actos y se califica con sus acciones. Una vez más, el SAT lo ha hecho. Así, quedamos a la espera de la siguiente hazaña del SAT.
 
Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com