Menú Portada
El mayordomo

Últimas Tendencias: El Cárdigan

Febrero 20, 2011

Aunque presente en el armario del caballero desde hace ya unos años hoy el cárdigan está más de moda que nunca


Todos los años los principales diseñadores y casas de moda incorporan a sus colecciones nuevas prendas con el objeto de introducir alguna novedad importante a su línea de ropa. 

La mayoría de estas nuevas propuestas suelen, sin embargo, pasar con más pena que gloria. Por el contrario, unas pocas sobreviven algunos años y sólo las menos introducen alguna novedad importante que les permite convertirse en un clásico y formar parte indispensable de la oferta de la marca todos los años. Son estas propuestas últimas las que son copiadas por las casas del sector elevando a la categoría de “must” esa nueva prenda o, en su caso, el nuevo corte de una prenda ya existente. 

Ni que decir tiene que esas nuevas prendas que consiguen ganarse por méritos propios un puesto en las estanterías de las principales marcas de ropa de caballero casi siempre son prendas de corte clásico y que refuerzan ese concepto de intemporal en el atuendo al que acompañan. 

Igualmente, ha habido ciertos cambios en los cortes de algunas prendas de del caballero que han sido admitidos de forma generalizada por un importante número de señores consiguiendo cambiar algo que parecía intocable. 

Un ejemplo claro de esto último lo encontrámos, por ejemplo, en el corte de los pantalones tanto de sport como de traje. Si hace unos años era impensable que la boca de los pantalones de traje se estrechara por debajo de veintitrés o veinticuatro centímetros, hoy incluso en las sastrerías más tradicionales inglesas esto ha cambiado. Algo similar ha ocurrido con las bocas de los pantalones de sport. Ya ningún caballero se resiste a vestir un pantalón de sport cuya abertura inferior sea visiblemente más estrecha que la de sus pantalones de hace solo unos años. 

Esas nuevas tendencias que terminan consolidándose de forma abultada entre un número importante de señores son las que finalmente dejan de recibir tal calificativo para convertirse ya en una parte indisoluble del atuendo del caballero. Y el cárdigan fue una de esas tendencias que desde hace ya al menos dos años se ganó por méritos propios ser considerada como toda una realidad. 

Esta prenda entre chaqueta y chaleco se caracteriza por tener una fila de botones centrales como lo hacen los chalecos pero también por contar con mangas como tienen las chaquetas. 

Acompañando el traje con un cárdigan se consigue una enorme elegancia. El parecido del cárdigan al chaleco imprime un toque muy elegante e inglés al sobrio conjunto final. 

Sin embargo, al ser el cárdigan de un tejido diferente al del traje y al contar con mangas, el conjunto resultante difiere en gran medida del clásico traje de tres piezas lo que aporta un aspecto muy italiano al conjunto. Igualmente, de desprendernos de la chaqueta en el lugar de trabajo, algo que siempre se debería intentar evitar, no nos quedaremos en mangas de camisa. 

De vestir el cárdigan con la chaqueta abotonada, por su tipo de corte, es muy probable que éste sobresalga ligeramente tanto por la parte arriba de la chaqueta como por abajo lo que definitivamente aportará un toque muy interesante al resultado final. 

Igualmente, como hemos apuntado ya en alguna otra ocasión, los trajes de tres piezas u otros conjuntos que como el chaqué cuentan entre las prendas que lo forman con un chaleco permiten dejar la chaqueta abierta sin que por ello se esté haciendo algo incorrecto. 

Es recomendable que el cárdigan sea lo más fino posible para que la hechura de la chaqueta no se vea perjudicada. No debemos olvidar que con casi total seguridad las medidas de nuestra chaqueta se hayan tomado sin tener en cuenta que se insertaría una prenda entre ésta y nuestro cuerpo. 

También debemos huir de los cárdigan con diseños pensados para acompañar más a un conjunto de sport que a un traje. Por ello, aquellos cardigan de colores sólidos y oscuros serán siempre la mejor opción. Los cárdigan con solapas se deberán dejar solo para acompañar a los conjuntos de sport. Igualmente aquellos otros que cuenten con bolsillos pueden terminar perjudicando el resultado final al introducir cierto volumen a la prenda. 

La versatilidad de esta prenda es otra de sus principales características. La vida del cárdigan no termina cuando éste deja de acompañar a la corbata. Por el contrario, el cárdigan cobra si cabe mayor protagonismo cuando se viste como sustituto del jersey. Es entonces cuando queda expuesto al exterior en su totalidad. 

La reciente popularidad de los cárdigan ha obligado a las principales casas de ropa de caballero a explorar todas sus posibilidades y hoy podemos encontrar cárdigan que bien podrían hacer las veces de chaqueta. Pero, al contrario que éstas, introducen una originalidad difícil de alcanzar por aquellas. 

La evolución del cárdigan más clásico al más moderno y de sport no ha hecho otra cosa que reinventar esta clásica prenda. Hoy podemos encontrar cárdigan de punto o de lana de gran belleza. Así, no es extraño que podamos ver cárdigan desde cruzados hasta otros con diseños y colores atrevidos. 

Todavía el invierno nos tiene guardada alguna semana que otra de frío por lo que seguimos teniendo tiempo de disfrutar del confort, el calor y la elegancia que aporta el cárdigan tanto a los conjuntos de chaqueta como a los de sport. 

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com 

Síguenos en http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=100001919406282</font>