Menú Portada
¡Qué fuerte!

Tú ahorra que ya me lo gasto yo

Octubre 10, 2012

Los partidos políticos gastaron 289.339 euros en ágapes durante las elecciones municipales. Ante estos gastos, el Tribunal de Cuentas ha decidido que vinos, comidas o caterings no son financiables mediante subvención electoral. El 25% de la factura total es solo del PSOE, en concreto 74.012 euros. Los socialistas, para defenderse, han alegado que en anteriores campañas se han justificado gastos iguales o similares y en ningún momento se habían puesto en duda esas facturas. Pues menos mal que por fin se han puesto en duda y que el órgano fiscalizador no va a aceptar este tipo de gastos. Esto significa, además, que cada vez que ha habido elecciones, se han gastado esta pasta sin pudor alguno. El PP reduce a la mitad la cantidad gastada, más de 37.000 euros. Después le siguen CIU, por encima de los 31.000 euros e IU con casi 20.000 euros. Salen estas cuentas justo ayer, día que también nos enteramos de que en España hay más de dos millones de niños que viven bajo el umbral de la pobreza. Uno de cada cuatro niños exactamente. Además, justo también ayer, fue el día en que Cruz Roja organizó una cuestación para ayudar a las familias más necesitadas del país. Ayuda que irá destinada a más de 300.000 familias que están sufriendo debido a las consecuencias de la crisis, de los terremotos y de las inundaciones.
 
Decepcionados con la política y los políticos
 
Es inevitable no decepcionarse cada día más con la política y los políticos. Da igual el color que abanderen, al final, todos, absolutamente todos, abusan, despilfarran, se aprovechan y se ríen de nosotros. Unos lavándose las manos como si no fuera con ellos la situación actual que estamos viviendo y otros exigiendo un esfuerzo sobrehumano mientras que ellos ni se plantean hacerlo. Y el resto, los que se quejan de los dos grandes, también chupando del bote lo que pueden. En definitiva, todos se creen que somos tontos. Tendría que darles vergüenza cada vez que salen unas cuentas, un robo, o una estafa más y al menos, callarse, agachar la cabeza reconociendo el despilfarro en lugar de intentar justificarse riéndose así más de nosotros. Entonces, ante esta desazón, surge la pregunta de cómo solucionar esto, cómo castigar a esta gente que nos chupa la sangre como sanguijuelas. Nos queda la esperanza de que venga un hombre de bien, honesto, honrado con ética y valores para salvarnos de las garras del poder maligno.
 
Es entonces cuando, de repente, aparece en escena Mario Conde con un nuevo partido y aparece como “El Salvador de España”. Con su carita de ángel, de niño bueno repeinado, aterriza en la política para intentar cambiar las cosas dice. Da charlas, ahora serán mítines, no sin falta de lógica y razón. Incluso se distribuye como spam por Internet, como un mensaje en cadena, una conferencia suya dando lecciones de política, honestidad y honradez. Este señor que afirma, sin faltarle razón, que “los políticos se han creído que el dinero era suyo”, estuvo en la cárcel más de diez años condenado por apropiación indebida, estafa y falsedad. Así que, que Dios nos coja confesados.