Menú Portada
A renglón seguido

Traición a la tradición

Abril 18, 2017
pq_929_rafael-catala.jpg

Es inherente a nuestra azarosa existencia que nos topemos con vivencias y vicisitudes, a las que haremos frente con una pléyade de actitudes y respuestas extrovertidas; o de introspección, mostrando el lado silencioso que se acompaña de lo que conocemos como: ´la procesión va por dentro´. En las antípodas de lo que sucede con las de la Semana Santa, que tienen lugar al aire libre, por cargado e irrespirable que se encuentre, y que se nutren de la masiva participación activa de cofradías, hermandades y espectadores.

En el ecuador de las Guerras Carlistas vieron la luz las sobrecogedoras saetas. Por vez primera el Consejo de Ministros le ha marcado el paso a una cofradía malagueña antes de que procesionara con el suyo. La habitual petición de indulto para su patrocinado ha sido denegada: ¿Traición a la tradición? El afectado, un funcionario condenado y enrejado por malversación de caudales públicos. A diferencia de lo que indica la impronta del dicho, no hablamos de un tonto; más bien, de un listo de capirote.

Esta decisión, de infarto para algunos, con permiso de Banderas y Coronado que celebran tener una salud a prueba de bomba, coincide con la proyección de “la madre de todas las bombas”; o sea, la bomba más grande jamás lanzada, dentro del mismo fin de semana que se proyectaba “La historia más grande jamás contada”.

El Ejecutivo ha indultado durante el presente año, a petición de las diversas cofradías, a siete enrejados, condenados penitentes que penaban –¡Ay pena penita pena!- por su mala cabeza, y que reposaban sus cuerpos en el pertinente establecimiento penitenciario “para expiar sus delitos” y encaminarlos hacia su “enmienda y mejora” (DRAE). ¡Chúpate esa!

Asimismo ha entrado en escena el leal rango militar. En señal de recogimiento, desde el Ministerio de la superiora generala Cospedal se dieron marciales instrucciones para que en la bélica institución que la Santa Dolores preside y honra, acuartelamientos y centros castrenses de tierra, mar o aire la bandera nacional constitucional ondeara a media asta desde las 14.00 h. del jueves hasta las 24.00 h. del domingo por una nacional-catolicista tradición de cierto arraigo como manifestación de respeto a la figura de la muerte de Cristo, vulnerando el Real Decreto gestado por la finada Chacón, que regula la altura del solemnizado trapo sobre el mástil.

¿Será también la ideóloga e impulsora de la visita de un grupo de aguerridos  legionarios, uniformados, cantando en un hospital oncológico infantil de Málaga “el novio de la muerte”? ¿Casa dentro o fuera de Semana Santa?

Simultáneamente, han tenido lugar otras pacientes procesiones: serpenteantes automóviles (la D.G.T. aventuraba dieciséis millones de desplazamientos), turistas de arena y sangre y deambuladores viajeros en Atocha por incidencia eléctrica que impedía que el AVE alzara el férreo vuelo hacia Andalucía.

Por su lado, la virtual ´Dirección General de Tráfico de Sustancias Ilegales´ no tiene detectadas ni catalogadas las cifras del movimiento de unidades de esas mercancías, ni las vías empleadas a tal efecto.

Paco de Domingo