Menú Portada
No me moverán

Tomás Burgos ¿Exprime profesores?

Febrero 10, 2014

La Seguridad Social ha caído en la cuenta de que los salarios en especie no pagaban sus cuotas de trabajador y empresa. Por eso en diciembre decidió incluirlos en las bases de cotización ¿Qué significa? Pues que hasta ahora, si un empleado recibía una cantidad en vales de comedor, en ayudas para la guardería de sus hijos o el transporte, esas cantidades no se incluían en las nóminas a efectos de seguridad social y no pagaban la cuota de trabajador o empresa. A partir de enero esas cantidades deben incluirse en las bases de cotización de la Seguridad Social.

Justicia o afán recaudatorio

 El Gobierno, por boca de D. Tomás Burgos, Secretario de Estado de Seguridad Social dice que es una cuestión de justicia. Su razonamiento es: si un empleado se paga esos gastos de su bolsillo, porque los ha recibido en su nómina, entonces habría abonado las cuotas de la seguridad social correspondientes; mientras que si se los dan como salario en especie con la regulación anterior no pagaba esas cuotas; y los dos han recibido el mismo salario aunque sea por conceptos diferentes.

Los expertos achacan esta modificación al afán recaudatorio de la Seguridad Social. Hasta ahora no se habían gravado. Se suponía que eran unas ayudas a los empleados. Algo dentro de los planes sociales de las empresas. Pero la Seguridad Social argumenta que muchas empresas han visto en los salarios en especie una forma de eludir cuotas y, en algunos casos, han detectado que la parte en especie era muy importante respecto al salario en dinero.

Otra vez pagan los que menos cobran, aunque sea poco

En realidad tampoco suponen grandes cantidades cuando las ayudas son pequeñas. El Gobierno calcula que serán unos euros al año de media. Por otra parte en los salarios altos no tienen repercusión, ya pagan las cuotas máximas. Así que se puede decir que este nuevo gravamen será para los sueldos bajos y medios.

Un alto ejecutivo que tiene como salario en especie un coche o grandes cantidades para sus seguros o pensiones, no tiene que preocuparse, ya paga el máximo y no le supondrá más gravamen. Pero la cajera de un supermercado que tiene el salario mínimo si tendrá que pagar, tanto ella como su empresa, por unos vales de comedor. No será mucho, pero con esos salarios cualquier reducción puede ser un drama.

Los profesores con hijos en edad escolar cobrarán menos al pagar cuotas de S.S. por las becas de sus retoños

Hay un caso fragante. En muchas instituciones educativas de pago los hijos de los profesores tenían una beca para estudiar gratis. Eso en algunos casos supone una cantidad importante para esos profesores de EGB y Bachillerato que no tienen unos salarios altos. Incluso para los de las Universidades privadas. Así que según la nueva regulación a sus ingresos les quitarían las cantidades correspondientes a las cuotas de la Seguridad Social de las matrículas de sus hijos.

Lo curioso es que si los hijos de ese profesor tuvieran una beca del Ministerio de Educación para realizar esos mismos estudios no pagaría las cuotas de Seguridad Social por ese concepto. Algo absurdo e injusto.

Parece que hay una negociación entre las organizaciones de los Colegios y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Esperemos que se llegue a un acuerdo razonable para este tema. Pero hay que sacar lecciones del asunto. La más importante es que a la hora de legislar hay que hacerlo con mucho rigor. Si no, luego hay que remendar las leyes con reglamentos que dan lugar a chapuzas.

La sombra de hacienda es alargada   

El peligro para el profesorado con hijos en edad escolar en colegios de pago es que hacienda tome nota y considere como salario en especie la gratuidad de los estudios de esos hijos. Entonces no sólo pagarían las cuotas de la seguridad social, También entrarían en la base imponible del IRPF. EL palo sería morrocotudo. Cuando le comente ese peligro a una amiga profesora de EGB, me dijo alarmada: ¡no les des ideas a Montoro! La sombra de hacienda es alargada.

J. R. Pin Arboledas, Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid