Menú Portada
Otras opiniones

Todos miran a Rajoy, ¿qué hay de lo mío?

Octubre 6, 2010

La caída libre de Zapatero, que arrastra en su debacle al PSOE, una formación política que existe y representa como mínimo a la mitad del país, abre la puerta de par en par a la derecha moderada que representa el PP de Mariano Rajoy. No es una alternativa que encandile a muchos, ni suponga especialmente un ingrediente de ilusión y esperanza, pero es lo único que existe. Zapatero o Rajoy. Lo demás son cuentos imposibles.
 
Tengo para mí –soy ya un viejo veterano que ha visto bajar mucho agua bajo los puentes políticos españoles- que reavivo experiencias ya conocidas en 1996 cuando José María Aznar accedió a la presidencia del gobierno. Los mismos toques de soberbia, los mismos tics de prepotencia tanto más cuanto más es la insolvencia personal y política de sus actores. ¡Por ahí no irán a ningún parte! Se necesita tanta humildad como necesidad, tanto trabajo serio y sensato como tantos son los problemas que rodean y decapitan a los españoles.
 
Cuanto más se aleje de Aznar, mejor que mejor. El antiguo mandatario ha quedado al descubierto en todo el mundo. El ránking de Foreing Policicy (FP), la gran revista estadounidense que ausculta el mundo globalizado, le acaba de situar en el segundo lugar de peores ex presidentes de todo el orbe. Justo detrás del socialdemócrata Schoreeder, que el excanciller alemán que trabaja por precio para el Kremlin. Bueno, Aznar lo hace para los peores capitalistas del mundo como el australiano Ruper Murchoch.
 
Lo sigo escribiendo. Mariano, cuanto más lejos del leviatán que un día te eligió antidemocráticamente para el puesto que ocupas, mejor para ti. Si le sigues la estela será tu perdición.

Qué hay de lo mío

Observo en Génova 13, cuartel general de los populares, que hay mucha mamandurria, mucho mamoneo y demasiado rendez vous. Y eso que todavía no han ganado nada. Porque al fin y a la postre estos chicos del PP –hay algunos muy buenos como Soraya Saenz de Santamaría, Esteban González Pons, Cristóbal Montoro y otros-tampoco han demostrado nada especial, salvo que su contrincante –que les ha ganado el pulso por dos veces- se hunde solito. ¡Asi se las ponían a Fernando VII!
 
Mueve el culo, mariano, que esto ha cambiado radicalmente y si continuas bailando el agua a ese edecán por precio, léase Pedro Arriola, no conseguirás un lugar al sol. Es el momento de dar pasos al frente sin miedo, sin titubeos, sin timideces, sin leches en vinagre. Llamar a las cosas por su nombre y proponer las soluciones sensatas que se te ocurran. Pero como no sueltes lastre, desde todos los corruptos que siguen ahí chupando del bote, Camps, Fabra, etc…el lastre te conducirá directamente al averno.
 
Tampoco te creas todo lo que cuentan. Los poderosos económicamente, Ignacio Sánchez-Galán, José Manuel Entrecanales, Francisco González, etc…-te desprecian olímpicamente pero por si suena la flauta te bailan el agua. Deberías aprender de Aznar, esto es, abandonar el talibanismo por precio, todo lo que no se debe hacer.
 
Gurtel, incluido. Porque estás rodeado de gusanos gurtelianos y de ganapanes por precio. Del que más me acuerdo es de ese chico que Jorge Fernández, otro del Opus, con el que hay que tener cuidado, ha colocado en la COPE y no tiene media bofetada. Pero todos estos son tus problemas, Mariano. Y te tengo por un tío listo. Antes que nada.


Graciano Palomo es periodista, analista político y Editor de Ibercampus.es