Menú Portada
Mensaje en una botella

Todo menos la suegra

Febrero 10, 2011

Siete de cada diez españoles se consideran románticos, según un sondeo del portal de encuentros en internet Meetic. Pero no son brillantes todo lo que reluce. Salvo en el caso de los anillos. Porque los anillos de brillantes es uno de los regalos de compromiso preferidos. Son tan románticos esos anillos, ¿verdad? Es la primera de las conclusiones de este estudio que no deja lugar a dudas sobre el verdadero romanticismo que impregna a la mayoría de las parejas españolas, que se aprestan a celebrar el Día de San Valentín.

Será una jornada plena de sentimientos desinteresados por completo. Seis de cada diez españoles responde sin rodeos a la pregunta de: “¿A qué renunciarías por amor?” Y la respuesta es: “A nada”. La sinceridad es una de esas virtudes que parecen en peligro de extinción y, aunque los malpensados interpreten la respuesta a esta pregunta como una demostración de egoísmo, es indiscutible que se trata de una exhibición de sinceridad. Y, ¿qué sería de un amor si no es sincero?

Ir al Polo Norte

Cuando se pregunta a los encuestados si creen en el amor eterno, cinco de cada diez confiesa que ni de coña, naranjas de la china, tararí que te vi. ¿Sorprendido por el porcentaje? En absoluto. La división de opiniones, tan habitual en los alberos de España, es una demostración más de la naturalidad con la que vive su historia de amor esa inmensa cantidad de enamorados que representa la mitad de los españoles. La naturalidad, la espontaneidad, la sencillez en el comportamiento nos hace infinitamente más merecedores de amor. ¿A que sí?

Otra innegable prueba de amor es la que constituye la pregunta de: “¿Prefieres ir por amor al fin del mundo o a comer los domingos a casa de tu suegra?”. Prueba superada: ocho de cada diez consultados están dispuestos a ir al Polo Norte con tal no ver a la suegra. ¿Todo menos la suegra? Eso deben de pensar quienes son incapaces de ver más allá de su corazón y no dudan en mancillar la honra de tan entrañable figura familiar. La verdadera razón de que sólo dos de cada diez españoles quieran ir a comer con la suegra es que ocho de cada diez, una mayoría aplastante, son incapaces de dejar pasar la oportunidad de compartir todo el tiempo libre con su churri. Es tanto el amor y tan corta la vida

Llevárselos al catre

Pero la prueba de fuego, la interrogante definitiva es la que confirma que el amor puede con todo lo que le echen. A la pregunta de: “¿A qué famoso declararías tu amor”, ellas eligen a George Clooney y Brad Pitt. Ellos se decantan por Angelina Jolie y Elsa Pataki. Está claro, ¿no? Eligen a los famosos de acuerdo con su formación académica, su bagaje intelectual y sus vastos conocimientos culturales. Nada de elegirlos porque estén para comérselos o porque sueñen con llevárselos al catre para hacer de todo menos debatir sobre la crisis económica o sobre la contaminación en las grandes ciudades.

Sé que usted ardía en deseos de que llegara el Día de San Valentín. Ahora imagino que se muere de ganas, después de que haya quedado empíricamente demostrado que mire adonde mire, vaya adonde vaya, España está llena de románticos. Muy mal se le tiene que dar para no encontrar a uno de ellos. O de ellas.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com