Menú Portada
Entre alfileres

Todas las opciones de moda para triunfar en una comunión

Mayo 14, 2015

¿Por qué se siente esta querencia a ahogarnos en un vaso de agua? Ser invitada a una comunión conlleva una gran sonrisa ya que es una nueva oportunidad para hacer shopping, para vestirnos monas y para que sentarnos a mesa y mantel. Pero, ¿qué se pone? ¿Falda? ¿Pantalón? ¿Largo? ¿Corto?


Ante una comunión, hay varias cosas que debe tener en cuenta; por ejemplo, la primera y más importante es que está ante una ceremonia de mañana, un acto infantil, sencillo y familiar. La elección parece clara, hay que apostar por un vestido sencillo y de colores neutros. Nada de minis. No es cuestión de parecer una ursulina pero el muslo es mejor guardarlo para mejor ocasión.

Si eres más arriesgada, puedes apostar por un vestido largo. Sí, ¿por qué no? Lo único a tener en cuenta, en este caso, son los complementos. El acierto estaría en llevar un bolso, por ejemplo, tipo cartera.

Pantalón, opción limitada

El pantalón podría ser otra opción, pero esta quedaría más limitada a ceremonias celebradas en un entorno campestre. ¡Ojo con el zapato! Nada de tacón. La guinda del pastel podría ser una cuña baja, nunca plana.

La verdad es que para una comunión vale todo. Otra buena idea podría ser un mono largo pegado al cuerpo o más suelto.

Recuerda el primer y único mandamiento para asistir de invitada a una comunión, nada de ir recargada. El minimalismo es la baza principal. Los vestidos tienen que ser sosos, neutros y aburridos. El resto hay que echarlo en el zapato, como decíamos, y en el bolso. Sí, y ¿por qué no? En el tocado.

Complementos que animen su look

Una ceremonia como la que nos ocupa con vestidos sencillos, sosos y neutros exigen, como decíamos un complemento que anime un poco su look. Podemos buscar un buen zapato, una buena cartera de mano o un tocado ideal, nada excéntrico. Hay que recordar que se va de comunión y no a las carreras de Ascot.

Busca un look mono y sencillo, teniendo en cuenta tu altura, tu color de piel y la forma de tu cuerpo. Si quieres ocultar una zona concreta, no la destaques. Si lo haces irán todos los ojos donde no quieres que vayan.

Ya solo queda disfrutar de la comunión y… de la familia.

Por Garbo