Menú Portada
Mensaje en una botella

¡Tíralo, coño!

Febrero 12, 2014

El presidente del Congreso de los Diputados no pudo reprimir este miércoles una frase dirigida a la vicepresidenta del Gobierno. “¡Tíralo, coño!” fue la manera que tuvo Jesús Posada de transmitir a Soraya Sáenz de Santamaría que no cogiera el documento que intentaba entregarle Xabier Mikel Errekondo, portavoz parlamentario de Amaiur. “Estaba pensando en voz alta”, declaró después Posada antes de añadir: “Se me ha trasparentado lo que estaba pensando”. O sea, una forma muy fina de reconocer que no debió decir en voz alta lo que tramaba para sus adentros.

Jesús Posada se desnudaba de sinceridad en ese momento, a la par que se confesaba culpable de haber dicho lo que pensaba. En su confesión iba implícito el reconocimiento de que no siempre es bueno decir lo que se piensa y, en su lugar, es preferible decir lo que es políticamente correcto. Vamos, que es mejor no soltar lo que estás pensando y sustituirlo por lo que queda mejor en ese momento.

Decir al otro lo que el otro quiere oír es un arte. Tiene mucho de innato, aunque puede llegar a perfeccionarse. Podemos encontrarnos, pues, con personas que desarrollan ese don natural hasta extremos insospechados. Pero esta capacidad es propia de unos pocos y no es el caso que nos ocupa. Lo que nos ocupa es la práctica común del quedar bien con lo que se dice, que viene a ser una versión más de andar por casa de ese arte de decir al otro lo que el otro quiere oír.

Este acto de indiscutible hipocresía es común a los humanos en general y a los españoles en particular. Y que conste que no estoy tirando piedras contra el tejado de esta vasta piel de toro que conocemos como ¡Espññña! Nada más lejos de la intención de este juntaletras. Sencillamente estoy hablando del lugar que mejor conozco en este planeta: mi país. Conozco a compatriotas que me recuerdan a Jesús Posada 

Nasti de plasti 

El juez Castro interrogaba a la infanta Cristina preguntando: “Señora, ¿conocía usted los negocios de su marido?”. Pero, ¿era eso lo que pensaba? (“Venga ya. O sea, que no tenías ni pajolera idea de los chanchullos de tu chorbo”). El president Artur Mas se refería a la convocatoria del referéndum de autodeterminación en Cataluña declarando: “El Gobierno español puede postergar esa respuesta el tiempo que quiera, pero debe ser consciente de que la inquietud colectiva que subyace tras ella tiene una dimensión intergeneracional”, Pero, ¿qué pensaba realmente? (“Vaya ladrillo que estoy soltando porque ya no sé qué decir para seguir ganando tiempo hasta que se entere todo quisqui de que aquí no va haber referéndum ni leches”).

El presidente Mariano Rajoy respondía a quienes se preguntan si está dispuesto a reunirse con Artur Mas en el Palacio de La Moncloa: “A mí no se me ha demandado nada. Quien esté interesado en hablar que lo pida”. Pero, ¿es eso lo que verdaderamente pensaba? (“Lo llevas claro, macho. A ver si te crees que vas a venir a mi casa a hacerte la foto conmigo y a ponerme a parir en cuanto me dé la vuelta. Ni de coña”). El líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, describía en Onda Cero el mérito que corresponde a Tomás Gómez en la paralización de la gestión privada en algunos hospitales madrileños: “Es un éxito de mucha gente. El PSOE ha estado ahí con ellos. No en primera línea, porque no le correspondía, pero sí apoyando”. Pero, ¿fue eso lo que pensó? (“El que faltaba. Encima de estar tocándome los pelendengues todo el día, quiere el colega que le aplauda. Nasti de plasti”).

La costumbre nacional de guardarse para uno mismo lo que uno mismo está pensando es una de las tradiciones que han hecho grande a España. Es uno de nuestros tesoros más preciados. Cuidémoslo. Si nosotros no sabemos valorar nuestra riqueza, ¿quién va a hacerlo por nosotros? “Hasta aquí mi artículo de la semana, que como siempre es el resultado de horas y horas de dedicación”. (“Qué potra tengo. Menos mal que he visto lo de Posada y se me ha ocurrido algo, porque veía que llegaba la hora y no tenía ni idea de qué escribir esta semana”).

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero