Menú Portada
Mensaje en una botella

Terminator no tenía una BlackBerry

Octubre 13, 2011

Dieciocho años antes de la fecha vaticinada por Terminator, las máquinas han dominado a los seres humanos. Las películas de la saga, dos de las cuales fueron dirigidas por James Cameron, describen un planeta Tierra dominado por las máquinas en el año 2029. Pero la profecía se ha cumplido en el año 2011. Acaba de cumplirse. Las máquinas nos dominan y no somos más que marionetas entre sus dedos. BlackBerry ha ganado la batalla al ser humano.

Todo comenzó el lunes de esta semana, cuando poco a poco fue quedando incomunicada una parte del planeta. Los servicios de mensajería, correo electrónico y navegación por internet de los smartphones (teléfonos inteligentes en la traducción española) dejaron de funcionar. Con el paso de los días, la plaga se propagó por cuatro continentes hasta afectar a varios millones de personas. En España se calcula que ha habido dos millones de afectados.

Líder de la rebelión

La compañía Research In Motion (RIM) anunciaba en la tarde del jueves que había restaurado todos los servicios de BlackBerry. RIM negaba que el problema fuera consecuencia de los despidos de personal que la compañía ha realizado durante los últimos meses y lo atribuía al fallo de un conmutador que generó el atasco de datos.

RIM es ahora a La Tierra lo mismo que era Skynet a nuestro planeta en Terminator. En la ficción cinematográfica se describe un futuro en el que las máquinas de la compañía Skynet se adueñan del mundo. Los seres humanos se rebelan contra el dominio de las máquinas a las órdenes de John Connor, un hombre que nació en la década de los 80 y que se convierte en líder de la rebelión. Hasta el momento de escribir este artículo, no tengo noticia de que haya rebelión ni líder rebelde entre los humanos. Aunque conozco a unos cuantos que han nacido en la década de los 80, pero están más pendientes de intentar restaurar el sistema de sus BlackBerries que de encabezar una rebelión.

No tenemos escapatoria
 

Reconozcamos que hay que echarle ganas para encabezar la rebelión humana si seguimos el hilo argumental de Terminator. Por si alguien no lo sabe, las máquinas deciden aplastar a los rebeldes enviando al pasado un organismo cibernético o cyborg (que es el que da nombre a la película). La misión de este robot es eliminar a Sarah Connor, madre de John, e impedir así su nacimiento. O sea, que lo de ser líder rebelde es como para pensárselo. Porque si RIM es ahora a La Tierra lo mismo que era Skynet a nuestro planeta en Terminator, un robot con muy mala leche debe de andar buscando a la madre que lo parió… a usted, no al robot… y usted las va a pasar canutas.

El caos de esta semana, que ha dejado incomunicados a varios millones de personas, ha sido sólo el principio. Las máquinas ya han tomado el control. No hay posible marcha atrás. Los seres humanos no tenemos escapatoria. Estamos a merced de las máquinas. Tarde o temprano, uno de los nuestros encabezará la rebelión y deberá enfrentarse a un cyborg. Pero estará incomunicado porque su smartphone estará controlado por las máquinas. Estará en igualdad de condiciones respecto a su adversario: Terminator no tenía una BlackBerry. Ni falta que le hacía.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter en @juandiguerrero