Menú Portada
Otras opiniones

Terceiro, el primero

Enero 1, 2012

En los cenáculos madrileños de empresarios y de las altas finanzas —es un decir, tal como están las cosas– el primer rumor que corre es el del nombre que ocupará el cargo más goloso del nuevo Gobierno, incluidos algunos ministerios. Se trata de la dirección del Banco de España, para el que se postula Jaime Terceiro. Algunos empresarios amigos suyos lo dan por hecho ya: “Rajoy es su amigo, han estado en su pazo ¿de Terceiro?, la cosa ya está hecha…”. Y en ese plan, que diría Umbral.

Jaime Terceiro, doctor ingeniero aeronáutico y licenciado en ciencias económicas y empresariales, con historial profesional en el Messerschmitt-Bolkow-Blohm, en Munich, y como director general de expansión y de planificación del Banco Hipotecario, entre otras empresas, fue nombrado presidente de Caja Madrid, en 1988, con el respaldo del entonces presidente de la Comunidad madrileña Joaquín Leguina, hasta que llegó José María Aznar y lo fulminó en 2003– destitución revestida de dimisión anticipada—para poner a su amigo Miguel Blesa, que casi salió por pies de la entidad.  Aunque al socialista Miguel Ángel Fernández Ordóñez, actual director del Banco de España, le quedan todavía unos meses para cesar por imperativo legal, los amigos de Terceiro, encantados de contar con un amigo que puede ser tan influyente en la economía española, dicen que no llegará a ese plazo: mil problemas le acechan con el nuevo Gobierno y tirará la toalla, aseguran.

En algunos sectores del PP, la sorpresa por este rumor tan “seguro” es bastante grande. Terceiro, ex militante socialista, se ha movido siempre en áreas del PSOE y afines al partido. Pero de la caja de sorpresas de sorpresas que da la política puede esperarse cualquier cosa.

Tendría que acometer los mil y un problemas de los desequilibrios del sector bancario, la crisis estructural de las cajas de ahorro- un auténtico vía crucis, al margen de los graves problemas derivados de las actuaciones económicas internacionales, y numerosas cuestiones más que se resumen en una evidencia general: la falta de recursos económicos.

Hasta el cambio climático

Por si fuera poco, dicen que a Jaime Terceiro le preocupa mucho el problema del llamado cambio climático—para algo el hombre es también doctor ingeniero aeronáutico–. Se dice que partir de la revolución industrial la temperatura de la Tierra aumentó 0,8ºC, y que de mantenerse el modelo energético actual, subirá más de 6,1 ºC en los próximos cien años. Todo esto está por ver, aunque habrá que esperar un siglo. Pero el disenso en la cuestión es grande. Este problema del calentamiento global del planeta por el efecto invernadero de las emisiones de gases a la atmósfera, para muchos es una amenaza alarmante y para otros—incluidos destacados científicos–, simplemente un cuento. Un texto elaborado por el Senado de Estados Unidos asegura que hay más de 700 científicos internacionales contrarios a la teoría oficial de la ONU sobre la alarma de la subida de temperatura climática. Sin embargo, el documento que sostienen en las Naciones Unidas está firmado por sólo 52 calentólogos.

Según Terceiro el cambio climático también tiene su economía. Así se llama uno de sus libros: Economía del cambio climático ( Ed. Taurus), donde trata de evaluar los futuros daños posibles del efecto invernadero, así como los costes y beneficios de las políticas que puedan adoptarse para prevenir efectos indeseados, evaluando económicamente el diseño de tecnologías que puedan sustituir a los agentes actuales que ocasionan el problema.

En fin, que de llegar al cargo en el Banco de España, entre una cosa y otra, no le faltaría trabajo a Terceiro.

Sebastián Moreno