Menú Portada
El mayordomo

Tendencias: Las Alpargatas

Mayo 29, 2011

Si la semana pasada hablábamos de los mocasines; calzado que lleva en el armario de los caballeros desde los años treinta y que empezó su andadura como un mero recuerdo de Noruega fabricado por sus pescadores hoy lo haremos con otra modelo de zapato cuya evolución es, si cabe, todavía más sorprendente. 

Historia 

Las alpargatas son de los modelos de zapatos más antiguos que han llegado a nuestros días. Si bien se conservan alpargatas del S. XII, se piensa que ya los romanos y los egipcios se valían de ellas para proteger sus pies. 

Su suela de cáñamo así como la loneta que protege al pie las hace fácilmente reconocibles. Aunque antes la calidad y durabilidad del cáñamo o el yute hacían innecesario recubrir la suela de esparto con una capa de caucho hoy esto es una práctica muy normal. 

Aunque su aceptación ha sido muy desigual dentro y fuera de nuestras fronteras, las alpargatas han estado siempre muy presentes en España. Es más, de unos años atrás su uso se ha popularizado en gran medida no ya solo entre las damas sino también entre los caballeros más estilosos y se han convertido en uno de esos complementos imprescindibles en la temporada estival. 

Su ligereza, su sencillez así como su bajo precio han convertido a las alpargatas en el complemento perfecto para acudir a la playa de forma algo más vestida que si se hiciera con unas chancletas de goma. Igualmente, de combinarlas con una camisa de lino, unas bermudas o un bañador conseguiríamos repetir una de las imágenes que se prodigan en cualquier lugar de veraneo donde se encuentre un caballero elegante. 

Evolución 

La gran aceptación que este sencillo modelo ha tenido entre un gran espectro de caballeros ha hecho que las marcas de moda, tanto nacionales como internacionales, les presten gran atención y las incluyan ya como uno de esos modelos indispensables de su catálogo de verano. 

No deja de ser sorprendente como marcas de primer nivel compran este coqueto calzado a fábricas de nuestro país y luego nos lo venden como producto extranjero donde solo un logo justifica el sobre precio que por ellas nos quieren cobran. 

Si hasta hace bien poco el caballero debía simplemente escoger entre los clásicos colores burdeos, azul marino o verde, hoy las alpargatas cuentan no solo con mas colores sino también con bordados y terminaciones más propias de unas slippers que de aquel calzado que usaban los Egipcios. Esto ha hecho que las alpargatas hayan pasado de ser un tipo de calzado sencillo y de precio más que contenido a otro donde hay un importante trabajo detrás y cuyos precios son más que reseñables. 

Cómo y cuándo vestirlas 

La alpargata es un zapato que por su naturaleza solo puede vestirse en ocasiones lúdicas y donde la informalidad sea la protagonista de la mañana o la tarde. No obstante, la más que interesante evolución que ha recibido este singular calzado le posibilita acompañar al caballero más estiloso en las más variadas circunstancias. 

Así pues, las alpargatas más básicas quedan elegantes de combinarse con unas bermudas y una camisa de lino y acudir con ellas a comprar la prensa y hasta incluso con un bañador y un polo para un día más de playa. 

Si bien hasta no hace mucho pensar para las alpargatas un destino que no fuera el anteriormente descrito parecería un atentado contra las buenas costumbres, hoy la ya comentada evolución de las mismas y una construcción más cuidada les permite incluso, por ejemplo, acompañar a unos pantalones vaqueros de diseño para ir a caída de la tarde a tomar un gin-tonic a la terraza de alguno de los bares de descanso del mediterráneo. 

El despertar de este coqueto complemento se debe en gran parte al impulso que las marcas más punteras y estilosas españolas han imprimido a las conocidas también como espadrilles por norteamericanos e ingleses. 

Si algo se les podía echar en cara a las primeras alpargatas era que con un uso prolongado la suela terminaba adquiriendo un efecto demasiado abrasador. Sin embargo, ahora, como hemos comentado, su suela se ha protegido tanto por su lado exterior como por el interior permitiendo su vestimenta durante más tiempo y de forma más confortable. 

También la propia loneta las hace más cómodas y ya no resulta necesario pisar la talonera para conseguir ese toque de confort extra. Personalmente las slippers y las alpargatas siempre me han parecido un tipo de calzado perteneciente a la misma familia donde una tiene al invierno como su perfecto aliado y la otra, por el contrario, solo sale a pasear cuando los termómetros alcanzan temperaturas elevadas. 

Quizás otra de las pocas diferencias que encontremos entre ambos modelos de zapatos sea el que las alpargatas no admiten uso de calcetín alguno. Pero al igual que las slippers, las bocas relativamente estrechas de los pantalones permiten mostrar en todo su esplendor los grabados más cuidados y los colores más alegres. 

Esta semana comenzamos el mes de junio y ya no hay marcha atrás para este verano que con sus lluvias parece nunca terminar de llegar. Por ello, es el momento de hacernos con varios juegos de alpargatas y estar preparados para acudir elegantemente tanto al más chic de los chiringuitos de playa como a la barra exterior del bar de moda de nuestro sitio de descanso preferido. 

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com 

Síguenos en http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=100001919406282