Menú Portada
No me moverán

Sur/sur

Octubre 29, 2012

Mientras en España nos debatimos sobre nuestra economía y nuestra esencia como nación el mundo gira. Y no sólo en rotación sobre su eje, también respecto al Ecuador. Me explicaré.
 
Estoy en Lima. Congreso de Cladea, la Asociación de Escuelas de Negocio Latinoamericanas. En unos de los Tracs, en el que yo presentó una ponencia, un profesor brasileño explica la suya. Es sobre la implantación de empresas de Brasil en Angola. Los dos son países que tiene mucho en común, entre otras cosas: grandes recursos económicos, un pasado portugués y su lengua heredada. Están por debajo del Ecuador. Son dos naciones de Sur/Sur.
 
Cuando el Sur puede ser el Norte
 
Las empresas Brasileñas trasladan tecnología a Angola. En Luanda se habla mucho portugués con acento carioca y de Sao Paulo. La inversión y la cooperación entre ambas sociedades en formación profesional empiezan a ser importantes. De ello trataba la ponencia de mi colega. El gobierno de Luanda está construyendo institutos tecnológicos con la ayuda del de Brasilia.
 
Es una nueva corriente. Hasta ahora la transferencia tecnológica, con la excepción de Australia, solía ser del Norte al Sur; de los tradicionales países desarrollados a los sub desarrollados o en vías de desarrollo del centro y sur del planeta. Eso ya no es así. Nace una corriente Sur/Sur. Es como sí el Sur ya fuera el Norte, tecnológicamente hablando.
 
El mundo corre tan aprisa que no nos damos cuenta de la profundidad de los cambios.
 
Los leones africanos
 
Hace unos años, a finales del siglo XX, nos despertamos con los dragones asiáticos. China e India se han convertido en dos grandes gigantes de la economía global. En el siglo XXI han aparecido los pumas sudamericanos. Brasil, Colombia, Chile y, recientemente, Perú están asombrando al mundo por su desarrollo acelerado. En plena crisis mundial, por ejemplo, Colombia ha crecido al ritmo del 4,8% anual de su PIB el trimestre pasado. Lima representa una ciudad en plena ebullición. Chile ya es un país con niveles de vida comparables a Europa, incluyendo una baja corrupción en sus administraciones, menor que incluso la de España según la ONG Transparencia Internacional. Brasil es la potencia regional sin ninguna duda.
 
Sin embargo, esta no será la única sorpresa económica de este siglo. Dentro de unos años algún experto hablará de los leones africanos. Auguro que la media luna que va desde Kenia a Angola, pasando por Mozambique, Sudáfrica, y Namibia, con la suma de algunos países del África francófona dará una sorpresa económica. Sólo tiene que vencer la amenaza del SIDA que atenaza a algunas de sus poblaciones. Tienen materias primas y situación geográfica cuando el Sur sea el Norte, metafóricamente hablando. Les falta formación humana y tecnológica. Pero están en el camino. Es cuestión de una o dos generaciones.
 
Y mientras tanto, aquí en España discutiendo si son galgos o podencos, catalanes o españoles…. ¡Así nos va a ir!
 
J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE. Director del Executive MBA/Madrid