Menú Portada
Atando cabos

Surrealismo político

Noviembre 23, 2011

En los últimos meses ha ocurrido algo que nunca antes habían pasado. Todo quedaba viejo antes de que se produjera. La ansiedad por el futuro inmediato ha originado que la realidad del presente fuera en todo momento “pasado”. Y ha ocurrido en todo el proceso electoral: pre-campaña, campaña, jornada electoral y post-campaña. El Presidente del Gobierno, ahora en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, pasó a ser ex presidente antes que nadie. Desde el momento en que anunció su retirada. El primero en convertirse en aquel “jarrón chino” del que habló Felipe González. El sucesor y candidato socialista dejó de ser candidato antes incluso de que los españoles pasaran por la urnas. Esto ocurrió por obra y gracia de su propio partido. En plena campaña electoral la líder del PSC asomó la patita y se postuló para suceder al sucesor. No pensaba en ese momento en que su resultado también acabaría en fracaso. Y lo más llamativo, sin duda, el otro candidato, Mariano Rajoy se convirtió casi en Presidente del Gobierno en plena campaña electoral cuando todavía los ciudadanos no habían pasado por las urnas. Tal es así que hasta el tratamiento de Rubalcaba durante toda la campaña fue como si Rajoy se presentara a la reelección. En ocasiones, como en el debate, era evidente la figura de Rubalcaba como líder de la oposición y de Rajoy como Presidente del Gobierno.

Algunos se empeñan en pedir responsabilidades a Rajoy cuando todavía no las tiene

Todo ha ocurrido demasiado deprisa. Y aunque la situación no está para ir despacio, tampoco es aconsejable la precipitación. No se entiende que a Rajoy, al día siguiente de celebrarse los comicios, se le exigiera no sólo el nombramiento de  Ministro de Economía, sino poco menos estuviera aprobada la nueva Ley de Reforma Laboral, las medidas para reducir el gasto público o los Presupuestos Generales del estado. Es completamente absurdo pensar que los “llamados mercados” están pendientes de un nombre o de una medida concreta. Esperan un paquete de medidas y esperan a un Gobierno con decisión. Mariano Rajoy ganó en las urnas, pero el Presidente del Gobierno sigue siendo Rodríguez Zapatero. Parece una obviedad decirlo, pero algunos se empeñan, sobre todo desde un grupo mediático, en pedir responsabilidades a Rajoy cuando todavía no las tiene. El propio Gobierno y el mismo Rodríguez Zapatero han tenido que explicar la obviedad. No se puede vulnerar la ley para hacer el traspaso de poderes. Los tiempos son los que marca la Ley y Rajoy no puede ejercer hasta que no sea investido Presidente del Gobierno.  

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio