Menú Portada
¡Qué fuerte!

Suri, la caprichosa

Abril 22, 2016
suri

Suri, la hija de Tom Cruise y Katie Holmes, ha cumplido 10 años. Su cumpleaños no sería noticia si no fuera por las excentricidades que, a su corta edad, tiene la pequeña mujercita. Han sido una familia rara, no vamos a negarlo. Esas cosas que la Cienciología les obligaban a hacer, –como comerse la placenta después del parto- y no sé qué otras tonterías más, hacen que esta familia rota llame la atención con sus tonterías que, sin duda alguna, llevarán a la pequeña a ser un juguete roto o, con suerte, una persona insoportable. Hace cinco años, por su cumpleaños le regalaron un millón de dólares, uno por año cumplido. ¡No quiero ni imaginar cuál ha sido el regalo de este año que la criatura cumple diez!

Prácticamente desde que nació, la niña ha elegido sus estilismos, se pone lo que le apetece y lo peor de todo es ¡que marca tendencia! Hace unos años su vestuario era de más de tres millones de dólares. Supongo que con tanta ropa y tan poca edad le faltan días para ponerse todo y se le quedará pequeño. ¡Una lástima! Ropa y complementos de las mejores y más caras marcas que la niña luce como una top model. Parece ser que a la cría la pierden los zapatos, tanto es así que hace cinco años tenía más de doscientos pares valorados en 150.000 dólares. Una barbaridad teniendo en cuenta que, en pleno crecimiento, no le duran más de un año. Desde los tres años lleva zapatos de tacón y las marcas se pelean porque se ponga sus diseños.

Presumida y coqueta pero llevado al extremo

Otra de sus pasiones es el maquillaje. En alguna ocasión hemos podido verla maquillada como una puerta sin motivo alguno. Es presumida y coqueta, como puede serlo cualquier niña, pero ella lo lleva al extremo ya que, además es caprichosa y no se le puede llevar la contraria, hasta el punto de que decide y hace lo que le da la gana. Y si no consigue lo que quiere, monta unos pollos allá donde le pille que, al final, la madre cede y la deja hacer lo que quiera. Los berrinches habituales hacen que la niña se salga con la suya siempre. Dicen que tiene carácter y mucha personalidad. Yo lo llamaría, más bien, caprichosa y consentida. En definitiva, un monstruo en potencia. No quiero pensar cómo será cuando tenga 15 o 20 años.

Una mujer insoportable que se creerá por encima del bien y del mal y que no habrá quién la aguante. Una pena que estos padres no hayan sabido controlar a esta fierecilla indomable desde pequeña. La educación brilla por su ausencia en esta pobre niña que no tiene la culpa de no haber sido educada ni controlada en su momento por sus padres.  Lo único que la hace ser -o al menos parecer- una niña normal es su apego a las mantitas suaves, como casi todos los niños. Desde el alquiler de un circo con sus animales para celebrar un cumpleaños a cerrar por 5.000 dólares la pista de hielo de la entrada del Rockefeller Center de Nueva York para que patine sola. Un pony, pendientes de diamantes, vestidos de princesas… Pobre niña víctima de unos padres incompetentes.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com