Menú Portada
No me moverán

¡ Suicidio y reencarnación digital !

Septiembre 14, 2010

Estamos en la cultura 2.0. enganchados a las redes digitales; eso puede ser beneficioso o perjudicial. Un ejemplo: un amigo envió su C. V. a una compañía para un proceso de selección; accedió a la entrevista y después se quedó pensando: ¿cómo sabía el entrevistador tanto de mí? Había observado que el expediente que manejaba el seleccionador era extenso y contenía más papeles que los de su C. V. y los test psicológicos ¿Qué serían?

Un conocido informático le preguntó: “¿Estas en alguna red? ¿Eres un 2.0?” “Por supuesto, llevo varios años haciéndolo” respondió mi amigo ¡Horror –contestó el informático- te han investigado! Han reunido toda la información que hay sobre ti en la red”. Mi amigo se puso rojo y pensó: se habrán enterado de mi romance 2.0, en el que se hacían intercambios de frases subiditas de tono. Tembló al considerarlo. El entrevistador podría conocer muchas cosas de él que no le interesaban divulgar. La realidad es que si hubiese sabido esto, cuando empezó a chatear y meterse en las redes, hubiera sido más prudente.

“¿Cómo puedo arreglarlo
?” Comento mi amigo. “Fácil, sólo que te costará dinero -respondió el informático- hay empresas especializadas en limpiarte de la red. Una investigadora de la Escuela de Negocios1 donde trabajo lo llama Suicidio Digital. Desapareces de la red y empiezas una nueva vida virtual”.

“En realidad yo no quiero solo un suicidio, lo mío sería mas bien una Reencarnación Digital. Me construiré una nueva personalidad a partir de la limpieza. Ese es mi objetivo en mi vida 2.0”. Aclaró mi amigo.
 
No es algo extraño, en la red hay cosas curiosas. Por ejemplo, es muy común la doble personalidad. Personas que están con su nombre real y con otro ficticio, cada uno tiene su comportamiento. Algún psiquiatra me ha dicho que se puede llegar a una cierta esquizofrenia por este camino, la diferencia entre la personalidad real y la virtual puede ser compleja y difusa”.Afirmó el informático. “Ten cuidado con eso de la cultura 2.0, tiene grandes ventajas pero puede ser absorbente y, en consecuencia peligrosa”.
 
Hasta aquí la anécdota. Pero la cosa se está poniendo seria. El Bundestag, el Congreso Alemán, está tramitando una ley para impedir el uso de datos dispersos en la red como información en los procesos de reclutamiento de empleados en empresas y administraciones.
 
La diferencia entre la vida privada y la profesional en la realidad es algo complejo. Pero en la red puede estar todo mezclado si no se tiene cuidado. Además las generaciones más jóvenes no son conscientes de que están elaborando una biografía virtual que luego puede ser investigada fácilmente.
 
Cuando era Concejal del Exmo. Ayuntamiento de Madrid les decía a mis colaboradores. Si no quieres que algo se sepa ¡No lo pienses! Basta que lo pienses a solas por la noche para que a la mañana siguiente se sepa. Comunicamos con gestos, miradas, tonos,… A veces de manera inconsciente ¡Cuánto más cuando lo dejamos escrito en el espacio digital! Más de uno, si no tiene cuidado, tendrá que recurrir a varios suicidios de diferentes reencarnaciones digitales a lo largo del tiempo.
 
Por cierto, mi amigo fue contratado, la vida real es más sencilla que la red.


J.R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Director del Executive MBA en Madrid



[1] Esperanza Suárez, investigadora del Centro de investigación: IRCO – IESE