Menú Portada
No me moverán

¿Subirá el IVA?

Enero 23, 2012

Para conseguir un déficit en 2012 del 4,4% del PIB, cuatro puntos menos que en 2011, el Gobierno necesita ahorrar 10.000 millones de euros por punto: 40.000 millones. Para eso hizo el Real Decreto Ley de subida del IRPF y el impuesto sobre rentas de capital, además de la reducción de gastos públicos; aunque anunció que se necesitarían más esfuerzos, centrándolos en la disminución de ese gasto.

¿Serán suficientes estos ahorros?

Esos cálculos se hicieron con unas previsiones del anterior Gobierno de crecimiento moderado (entre el 1 y el 2% del PIB). Sin embargo, la semana pasada las previsiones del FMI anunciaban que España bajaría el 1,7% del PIB en 2012. Si se cumplen esos malos augurios, entre otras cosas, significa que se necesitarían mas ingresos porque la recaudación de impuestos bajará: el IRPF porque los sueldos están congelándose (lo dicen hasta los sindicatos) y desapareciendo por el aumento del desempleo, lo mismo pasa con los rendimientos de capital también. Eso exigirá nutrir los fondos públicos con más subidas de impuestos ¿Cuales?

Agotada la subida del IRPF y los rendimientos de capital quedan: el IVA, el impuesto de sociedades y los especiales (alcohol, tabaco, gasolina,…) como fuentes de ingresos fiscales importantes. El llamado impuesto ´sobre las grandes fortunas´ es políticamente atractivo, pero su capacidad de recaudación es escasa y ahuyenta el capital; algo inconveniente para una economía en recesión.

¿Por qué el IVA?

Los contrarios a la subida del IVA dicen que su subida gravaría el consumo, éste se retraería y frenaría el crecimiento. Es posible que así sea. Lo que pasa es que las alternativas son peores.

Si se aumenta más el IRPF, el efecto psicológico de menor liquidez de los empleados disminuye la propensión al consumo. Es más, como el IRPF se retiene mensualmente de los sueldos, la reducción del consumo sería igual o incluso más rápida que con la subida del IVA. Para que el Estado se lleve un euro del IRPF basta con que lo quite del sueldo. Si lo recibe del IVA ese sueldo ha tenido que gastarse en consumo. Por tanto, si se grava el IVA, en lugar del IRPF, ha habido una transacción más (una compraventa); es decir ha aumentado el tráfico mercantil, el PIB.

Si se aumentan más los impuestos a los rendimientos del capital se retraerá la inversión, algo fatal para el mayor problema de España: el paro. Lo mismo si se gravan más los beneficios empresariales con un efecto más directo en el aumento del desempleo.

El IVA además no grava las exportaciones, están exentas, por lo que no obstaculiza uno de los motores actuales del PIB: el sector exterior.

Los impuestos especiales son iguales que el IVA, gravan el consumo, salvo que recaudan menos, habrá que subirlos, pero no será suficiente.

¿Será en los presupuestos de 2012?

En resumen: subir el IVA ahora es la alternativa menos mala en función del PIB y el desempleo y la más eficaz desde el punto de vista recaudatorio. Además el tipo medio europeo del IVA es del 21%, y en algunos países de la zona llega a 25%, mientras en España es el 18% ¿Cómo negarse a subirlo si la UE insiste en reducir el déficit si bajan los actuales ingresos fiscales por la recesión económica?

El Gobierno tiene que elaborar los presupuestos del 2012 en base a un cuadro macroeconómico. Si ese cuadro macroeconómico es recesivo, como anuncia el FMI, lo que es probable, tendrá que subir los impuestos para mantener los ingresos fiscales ¿Será el IVA? Es la alternativa más razonable ¿Ocurrirá?

J. R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Director del Executive MBA Madrid.