Menú Portada
Mensaje en una botella

Sólo La Roja puede salvarnos de Los hombres de negro

Junio 7, 2012

Los 23 elegidos para la gloria por Vicente del Bosque son el clavo ardiendo al que agarrarnos para no despeñarnos por el abismo, a pesar de que el presidente Rajoy asegure que “no estamos al borde de ningún precipicio”. No estaremos al borde, pero estamos viéndolo de reojo y sentimos algo más que miedo: sentimos acojone. Estamos acojonados. No lo neguemos. Pero la selección española de fútbol va a ser la salvación.

La Roja debutará este domingo ante la Squadra Azzurra. España frente a Italia. Igual que hace cuatro años, en aquel partido de la Eurocopa en la que comenzó a forjarse nuestra victoria. En aquel partido, España ganó como los grandes: en la lotería de los penaltis. Italia salió con el rabo entre las piernas y España salió convertida en una selección con suerte, la suerte de los campeones. Nuestra selección ganó su segunda Eurocopa el 29 de junio de 2008, cuando habían pasado 44 años de su primera victoria en la Copa de Europa de Selecciones.

El ministro Montoro, en una entrevista en Onda Cero, ha definido a los interventores europeos que supervisan nuestras cuentas como Los hombres de negro y ha asegurado que “no van a venir a intervenirnos”. Pero a nosotros nos da igual porque Los hombres de rojo podrán con Los hombres de negro si llega el momento. Los 23 seleccionados españoles serán capaces de hacer que la alegría futbolística nacional eclipse los disgustos que nos proporcionen los contables de la Unión Europea. Los 23 de Del Bosque están llamados a brindarnos días de gloria futbolística, que es lo más parecido a darnos oxígeno en esta época en que la prima de riesgo nos asfixia. 

Entre el rescate y la intervención 

Vivimos entre el rescate y la intervención. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, una de las definiciones de rescatar es “liberar de un peligro, daño, trabajo, molestia u opresión”. La misma fuente define intervenir como “examinar y censurar las cuentas con autoridad suficiente para ello”. Normal que estemos acojonados. Está claro a lo que vienen Los hombres de negro. Está claro que sólo La Roja puede salvarnos de Los hombres de negro.

La intervención de La Roja conseguirá el rescate de nuestro espíritu. Ese espíritu se cargará de capacidad para luchar, para sobreponerse a la adversidad y para no dar una batalla por perdida. La Roja nos hará más fuertes. Nos contagiaremos de su furia, aprenderemos de su entrega, emularemos su espíritu de sacrificio y saldremos a pelear como si nos fuera la vida en ello.

Soñaremos con un nuevo beso de Iker Casillas a Sara Carbonero. O viceversa, que tal vez sea ella la que se lance esta vez si España encadena su tercer triunfo internacional consecutivo. Y cuando llegue se beso, ¿qué importarán Los hombres de negro? ¿Qué más dará el saldo de las cuentas que hayan echado? Por un momento, la economía nacional se desvanecerá como se desvanece una mal sueño. El lunes ya tendremos tiempo de despertar y volver a una realidad que seguirá siendo peor que la de la noche anterior. Pero aunque sea peor, no será tan mala como era antes de que La Roja nos salvara de Los hombres de negro.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero