Menú Portada
No me moverán

Seguimos exportando

Febrero 3, 2014

En los nueve primeros meses de 2013 España tuvo un superávit en la balanza por cuenta corriente de 5.000 Millones de euros, frente a un déficit de 14.000 millones de esos mismos meses en 2012. España exporta mucho más que los años anteriores ¿Por qué? ¿Quiénes son los protagonistas de este cambio?

La razón del aumento de la capacidad de exportación española es la recuperación de la competitividad de la empresa española. Una competitividad basada, al menos, en tres aspectos: la flexibilidad del mercado laboral; la reducción de los precios, especialmente los industriales; y  la innovación en mercados y productos.

La flexibilidad del mercado laboral para adaptarse al cliente    

La Ley de Reforma Laboral ha permitido la flexibilidad interna en los sistemas de producción. Sobre todo la adaptación a la demanda. No es sólo de abaratar el despido, ese es uno de los cambios menos importantes de la Ley. Se trata de que prime el Convenio de Empresa sobre el Sectorial. La empresa puede negociar sus horarios, sus cambios funcionales y geográficos, suspensiones transitorias de empleo y toda una serie de medidas capaces de adaptar sus costes de personal a las necesidades de los clientes.

Con esta nueva situación de las relaciones laborales los sindicatos han enfocado sus negociaciones de tal manera que el sector del automóvil se ha reindustrializado. Esta misma semana SEAT ha anunciado el aumento de puestos de trabajo por el aumento de la demanda de sus modelos. Las grandes empresas del automóvil internacionales vuelven a confiar en España y eso tira de toda una industria auxiliar.

Reducción de los precios industriales relativos

España ha reducido su IPC, está por debajo de la media europea. Eso ha tirado los precios hacia abajo, incluidos los salarios. Sólo están subiendo los precios energéticos, algunos dependientes de condiciones internacionales.

Si se comparan los precios de productos industriales, no energéticos, entre España y Alemania, la foto es clarificadora. Durante los años 2008 a 2011, a pesar de la crisis, los españoles eran claramente superiores a los alemanes, En 2012, 2013 la situación es la inversa. España gana en competitividad por precios a la potencia alemana en su punto fuerte: los productos industriales. Mientras, la industria agroalimentaria se lanza a la exportación. No sólo por precios, también por calidad. Los productos agropecuarios españoles se convierten en referente. Por ejemplo, en 2013 España ha sido el mayor productor de vino del mundo,

La innovación de mercados y productos es clave      

Porque la empresa española, ante el descenso del consumo interno se ha innovado. En mercado y productos. Cómo no se vendía en el mercado interno, se ha buscado nuevos clientes internacionales. Nuestras exportaciones se han diversificado territorialmente. Países que no recibían los productos españoles los conocen ahora. Pero también se ha desarrollado la innovación de productos. La exportación de consultoría, ingeniería y productos propios de la inteligencia han sido y son una de las sorpresas por su empuje.

Son las empresas medianas las que mejor responden

Lo más importante de todo este cambio es que son las empresas medianas las que más protagonismo tienen. Ese dato es fundamental. Es la clave del cambio en el modelo económico español. Al estar distribuido el esfuerzo puede ser más estable. No hay una concentración en sectores o empresas y eso hace que las exportaciones puedan ser más flexibles y adaptables.

La pregunta es si de verdad ha cambiado el modelo económico español. La respuesta la darán los datos futuros. Cuando el consumo crezca y los salarios se tensionen al alza, las empresas españolas tendrán que aplicar más innovación en productos y en los procesos para fabricarlos. Esa será la prueba definitiva del cambio.

J. R. Pin Arboledas, Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid