Menú Portada
Otras opiniones

¿Se merecen los empresarios a un tipo como Díaz Ferrán?

Noviembre 2, 2009

La última encuesta seria y fiable (Expansión), sobre la credibilidad de los líderes políticos es como para hacer cola en la comisaría más cercana, renovar el pasaporte y pedir asilo laboral en algún país civilizado y en donde rija el Estado de Derecho pero de verdad.
Es decir, un país donde los impuestos sirvan realmente para lo que se pide, servir a las necesidades colectivas y al interés general y no para tanto Bigotes, tanto Correa, tanto “Luigi” socialista y tanto ganapán trinkocete al socaire de Zapatero y su enfermedad mental de las subvenciones.
Incluso para tanto productor televisivo de pacotilla que sólo trabaja cuando tiene de antemano la
subvención asegurada. Claro que en este asunto podría dar un master acelerado la actual ministra de Cultura (sic), una tal González Sinde que, según publica la prensa seria, recibió un pastón por un guión que luego no escribió. Eso, eso, ¡pilladores al poder! Los padres /madres ya lo están.

Lo de Díaz Ferrán

Pero en la acera de enfrente hay un tipo llamado Gerardo Díaz Ferrán. Un día coincidí con él en un ágape que daba la presidenta Aguirre en el Patio de la Real Casa de Correos. Entonces ya era rico, vía pelotazos/Cascos, pero no era famoso y poderoso.
Se encaramó primero a la presidencia de CEIM gracias al poderoso brazo de la presidenta madrileña y de Rodrigo Rato, al que había babeado durante sus ocho años de mandato. El Grupo Marsans es, al fin y a la postre, junto con otro que tal baila, Gonzalo Pascual, un conglomerado de favores políticos a diestra y sinistra (léase Javier Gómez Navarro), sin haber expuesto jamás un duro de su propio pecunio.

¡Así se hace empresario hasta mi portero!

Pintan bastos porque tras muchos requiebros y lealtades políticas equívocas, Díaz Ferrán se enfrenta ahora a una quiebra generalizada de sus negocios y a instrucciones judiciales que le pueden dejar más desnudo que a Lequio a borde de yate.
Zapatero no perdona y la izquierda tampoco. Te perdonó Aguirre, Aznar y Rajoy (y éste porque no se entera de nada), pero ZP te va a sacar con los pies por delante. Para empezar para qué digas dónde están los 650 millones de dólares que Cascos y el Gobierno Aznar te entregaron para reflotar Aerolíneas Argentinas… ¡A ver si van estar escondidos algunas de tus maravillosas fincas de caza donde también ha disparado el “doberman” asturiano!
Muchos empresarios ponen a parir a su presidente por lo bajini. Otros, de viva voz porque está más debilitado que un inquilino moroso.

<div>

La pregunta es siempre la misma. ¿Se merecen los empresarios españoles, tan merecedores de algo mejor, este presidente?
La respuesta no está en el viento, mister Dylan. La respuesta es no.

Graciano Palomo es editor de ibercampus.es, periodista y analista político