Menú Portada
¡Qué fuerte!

Se acerca el Dolly humano

Mayo 17, 2013

Han pasado ya 16 años desde que vino al mundo Dolly, la famosa oveja clonada. Desde entonces, incluso antes que Dolly, la cantidad de animales que han sido clonados es increíble. Una larga lista compuesta por cerdos, toros, ranas, ratones y hasta gatos domésticos. No era de extrañar que, una vez clonada una oveja, fuera imposible clonar cualquier otro tipo de animal. Tampoco es extraño que los científicos no se pararan ahí y fueran más allá; intentarlo con seres humanos es el reto lógico de cualquier investigador. La ciencia nos supera, avanza tan rápido y es tan alucinante que seguramente se nos escondan los logros y se oculten los resultados que se obtienen para no escandalizarnos. Los investigadores de la Universidad de Oregón han anunciado que, por primera vez, se han obtenido células embrionarias por clonación, usando la misma técnica que con la famosa Dolly. Rápidamente surgen voces en contra y a favor, cuestionando la ética de este avance y el daño que se le puede hacer al ser humano. En un principio, no habría que escandalizarse ya que todavía no estamos hablando de la creación de embriones para usarlos médicamente y luego matarlos, no. Estamos hablando de células, sólo células a partir de las cuales se podría desarrollar cualquier tejido, por lo tanto son células, no embriones. Si esto se desarrollara con éxito, serviría para curar enfermedades como la diabetes, el parkinson o el alzhéimer.

El debate está servido

Llegados a este punto, seguro que, si no se sabe ya, está a punto de saberse cómo clonar a un humano. Sinceramente, no creo que esto llegue a pasar. Aunque si estoy segura de que se llegue a la clonación de embriones para investigar sobre ellos. El primer paso ya está dado. Si se ha conseguido clonar una célula embrionaria, evidentemente, lo que viene detrás es el embrión. Pero crear un ser vivo para experimentar con el y luego matarlo, eso ya toma otro cariz. Aunque si nos ponemos en lugar de alguien con enfermedades tan terribles como las citadas anteriormente, nos gustaría que se nos pudiera curar a cualquier coste. Así que, el debate está servido. La ciencia y la ética reñidas una vez más. Los que están a favor del avance, el desarrollo y la ciencia y los que están en contra, no del desarrollo, sino del uso de un ser con vida propia para luego matarlo. Este debate será eterno y nunca se llegará a un acuerdo. Incluso, dependiendo de los países, la legislación será diferente y resultará imposible llegar a un consenso. Los laboratorios científicos esconden los secretos más inimaginables que jamás hayamos pensado. Así que, hay que estar preparados para lo que se avecina porque la ciencia, como la realidad, muchas veces supera la ficción.  

Rosana Güiza Alcaide