Menú Portada
Los puntos cardinales

Sangre de Reyes en la nueva Libia

Abril 26, 2011

Todos los días, los medios de comunicación del mundo nos ofrecen el parte de guerra libio, mientras son cada vez más las voces que confiesan su desconocimiento por la forma en la que esta crisis pueda terminar. Pero para entender la complejidad del país, merece la pena detenerse en hechos históricos previos a la llegada de Gadafi.

En 1969, la Monarquía libia llegaba a su fin después de que un capitán de veintisiete años derrocase al Rey Idris en un golpe incruento. El gallardo oficial recibía lisonjas de toda condición, y se le comparaba con el egipcio Gamal Abel Nasser o incluso con Ernesto “Che” Guevara. La Casa Real del país, la dinastía Al Sanusi, literalmente se evaporó, aunque en la memoria de todos está toda la trayectoria desde sus orígenes de este movimiento del sufismo centrado en la vertiente más espiritual del Islam.

Una dinastía fulminada

Fundada en la primera mitad del siglo XIX en Arabia por el jeque Mohamed ibn Al Sanusi, la corriente se extendió a lo largo del norte del continente africano. Su arraigo fue rápido y consistente y en el caso libio, el Rey Idris se convirtió en el primer Jefe del Estado tras la independencia. Bajo su reinado, la administración puso en marcha ambiciosos programas sociales y educativos que supieron combinar las esencias de ese valor espiritual de la religión del profeta con unas buenas relaciones con las potencias occidentales.

Pero la revolución acabó con esta monarquía peculiar y el capitán Gadafi se obsesionó en borrar todo vestigio de la dinastía, incluida la demolición de sus viviendas, de modo que la familia se vio forzada a exiliarse en el Reino Unido.

Al Zubair, más tiempo entre rejas que Mandela

La Libia de Muammar El Gadafi tocará a su fin, aunque bien es cierto que nadie sabe cuándo. Y en la parte oriental del país y, sobre todo, en Bengazi, el Consejo Nacional de la Transición actúa ya como un Gobierno a la sombra de inspiración británica. En ninguna Cancillería aliada se duda que de esta entidad tendrán que surgir las instituciones de la nueva Libia.

Y uno de sus miembros más destacados es Ahmed Al Zubair, que ostenta el dudoso privilegio de haber pasado más tiempo entre rejas que Mandela. Al Zubair es el último hombre relevante de la Casa Sanusi, y pese a su avanzada edad, su prestigio le sitúa por méritos propios en la “pole position” de los nombres que tendrán que llevar el timón de un país que enterrará su complicada combinación de Islam, socialismo y comités populares por un modelo desconocido que hace del país magrebí un complejo laboratorio político de tribus e ideas.

Ángel Gonzalo, Redactor Jefe Internacional de Onda Cero.