Menú Portada
Mensaje en una botella

San Expedito y San Iker

Mayo 8, 2013

Ser un santo es muy comprometido en estos tiempos porque corres peligro de no da abasto con tanta invocación. Los dos santos que están ahora mismo en la picota tienen distintas misiones, aunque igualmente complicadas. San Expedito, santo de las causas urgentes, ya ha sido invocado hasta en el Telediario. San Iker, santo del Madrid y de la selección española, sólo ha dejado de ser invocado por Mourinho y por su fiel escudero Karanka.

“Acercarse a un altar puede calmar la ansiedad por la falta de trabajo o por el temor a perderlo”, según pudieron escuchar este martes los espectadores del Telediario de las nueve en La 1. En el vídeo que ilustraba la noticia, un grupo de devotos de San Expedito confesaba que ha acudido “a pedir por todo el mundo en vista de cómo está todo”. El responsable de la parroquia de Barcelona en la que se encuentra la imagen del santo confirmaba que la crisis ha disparado el número de visitantes que van a rezar a la iglesia.

San Expedito<span style=”FONT-FAMILY: Verdana; FONT-SIZE: 10pt; mso-bidi-font-size: 12.0pt”> tiene en la crisis económica una causa urgente que requiere soluciones urgentes. Aunque entre los mortales de nuestra política, cada uno hace lo que puede por resolver sus apuros. Esperanza Aguirre clama por la bajada de impuestos y no duda en plantar cara al ministro Cristóbal Montoro, que en el Gobierno de Rajoy se dedica a subirlos y que en el Gobierno de Aznar se ocupaba de bajarlos. Artur Mas sigue pidiendo una agencia tributaria independiente pese a que el Tribunal Constitucional ha suspendido la declaración de independencia del parlamento autonómico catalán.

Alfredo Pérez Rubalcaba no deja de hablar de su propuesta de reforma económica, que estudia semana tras semana y nunca llega a presentar. Mariano Rajoy presenta su reforma y asegura que ya nadie le pregunta “si vamos a pedir el rescate”, pero se ve envuelto en un inesperado poltergeist y ve presidentes del Gobierno donde no los hay: los ve en el Congreso de los Diputados, pero fuera de su propio cuerpo. ¿Podrá San Expedito con estas causas urgentes o ni siquiera el santo de la crisis logrará resolverlo?

Besar a la novia

San Iker tiene por delante una tarea con la que no contaba aquella funesta tarde en la que se lesionó el dedo de una mano. Iker Casillas ha pasado de ser mano de santo a mano de banquillo porque José Mourinho lo ha condenado a la suplencia en beneficio de Diego López, un gran portero que fue fichado para reemplazar a Casillas hasta que el guardameta titular se recuperara. Pero una vez recuperado San Iker, el entrenador ha dejado en el banquillo al portero titular del Madrid y de la selección española. Mourinho no da su brazo a torcer y ha lamentado públicamente no haber podido fichar antes a Diego López.

Iker Casillas ha ido recibiendo el apoyo de todos, incluidos los jugadores del Barça. Los futbolistas del eterno rival del Madrid no dan crédito a la actuación de Mourinho, que parece estar cagándose en el convento en vista del poco tiempo que le queda dentro. El seleccionador nacional, Vicente del Bosque, no se ha quedado atrás al recordar que Casillas “ha jugado 143 partidos con la selección y veremos en las próximas semanas lo que vamos a hacer”.

España ya se había acostumbrado a tener a un santo en la portería, a verlo besar a la novia en las noches históricas y a comprobar cómo pedía al árbitro que pitara el final del partido cuando el rival agonizaba con un abultado marcador en contra. La Roja no es la misma sin Casillas. ¿Podrá San Iker con la manía persecutoria de Mourinho o acabará sucumbiendo ante el portugués errante?

La crisis económica está a punto de volver a quedar en suspenso durante unos días del mes de junio: los días que dura la Copa Confederaciones. España aspira a ganar esta competición intercontinental que se disputará entre el 15 y el 30 de junio. San Expedito podrá tomarse al fin dos semanas de vacaciones, las dos mismas semanas en las que San Iker debería estar hasta arriba de trabajo. Si esto último ocurre será buena señal, porque querrá decir que nuestra selección habrá llegado a la final. De ganar la final ya se ocuparán los jugadores con la ayuda del santo.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero