Menú Portada
Atando cabos

Salvemos a Iberia

Diciembre 9, 2012

Me apunto al #saveiberia. Salvemos a Iberia. Examinando los datos e informes de expertos, en esta ocasión, no hay duda. Hay mucho en juego y lo que está ocurriendo en este momento en Iberia nada tiene que ver con el capricho de unos trabajadores que protestan o hacen huelga porque quieren cobrar más. No. Nada tiene que ver con la supuesta antipatía que han despertado los pilotos, en otras ocasiones, haciendo huelga en las fechas más significativas. De hecho es probable que desconvoquen los días de paro en las fechas navideñas. Lo que se pretende es llamar la atención sobre un problema que puede estallarnos a todos sino se articula una solución a tiempo. Y esa solución sólo pasa por romper la fusión con British Airways.

Para empezar, Iberia ha venido presentando beneficios constantes desde 1996 hasta 2009. Fecha en la que se inició la fusión con British. Una empresa saneada que comienza a tener pérdidas justo cuando más avanza la fusión. Pero es que además, en los primeros nueve meses de este año, mientras Iberia acumulaba pérdidas de 262 millones de euros, la aerolínea británica ofrecía beneficios de 285 millones. Casi lo que pierde Iberia, lo gana British. Estos datos son la excusa perfecta para que International Airlines Group (IAG), fruto de la fusión entre Iberia y British Airways, anuncie un duro ajuste laboral que pretende aplicar en Iberia, como no ha dudado en resaltar en varias ocasiones el consejero delegado del grupo, Willie Walsh. Eso si, ajustes en Iberia pero no tanto en British, que encontró en la fusión un salvavidas a su reciente situación financiera cuando quebró el fondo de pensiones sus trabajadores. Unos 4.200 millones que a partir de 2015-2016 pretende British que asuma Iberia.

Escandalosa fusión desigual

Según coinciden varios informes elaborados por expertos económicos, “los mercados de Iberia y British Airways no son independientes“. Por lo tanto, “esta fusión no podrá́ ser nunca entre iguales“. El negocio aéreo de España y Reino Unido está siendo fagocitado progresivamente por British Airways. Por poner un ejemplo, Iberia solo vuela de Madrid a Londres, mientras que British une numerosos aeropuertos británicos con varios aeropuertos españoles. El mercado de Iberia es Iberoamérica, y British está presente también en el, buscando aumentar su negocio.

Según los citados informes, “este mercado se conquista compitiendo, y para competir hay que poner los aviones a volar, no dejarlos en tierra. En estos últimos años “se han abandonado numerosas oportunidades para Iberia en este terreno, y los planes de reducir la flota servirán para dar más alas a la competencia“.

Estamos a tiempo de salvar a Iberia. El transporte aéreo supone casi el 2% de todo nuestro PIB. Y además estamos hablando del “Turismo”. La principal fuente de ingresos de nuestro país. El 70% de los turistas entran a España por los aeropuertos. Salvar a Iberia supone salvar también en gran parte de nuestro futuro económico. Y lo inmediato pasa un cambio en la dirección de Iberia. El Gobierno tiene capacidad para ello.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio