Menú Portada
Otras opiniones

Salgado y el precio del “café”

Febrero 9, 2011

El Presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, tiene más que acostumbrados a sus Ministros a la poco agradable experiencia de desayunarse por las mañanas con decisiones personales aunque de amplio calado a cargo del Jefe del Ejecutivo, que afectan directamente a los negociados de determinados Ministerios y que no suelen corresponderse ni con lo anunciado públicamente por el Ministro, ni probablemente con lo tratado previamente con el propio “Zp“.

Le ocurrió en infinidad de ocasiones al sufrido Pedro Solbes antes de dar el portazo al Gobierno cuando la economía pintaba mal al comienzo de esta Legislatura y solo se encontraba derroche post elecciones en lugar del necesario pragmatismo. Les ocurría más recientemente a otros, como el responsable de Trabajo, Valeriano Gómez, a propósito de la continuidad o no de la provisión de cuatrocientos veinte euros para los parados de larga duración; o a la recién aterrizada Ministra de Sanidad, Leyre Pajín, y al secretario de Estado de la Seguridad social, Octavio Granado, que, tras mostrarse abiertos a la aplicación del polémico copago sanitario, se encontraban con el rechazo rotundo y absoluto del Presidente a esta medida recaudatoria.

Más mensajes desde Europa

Ahora le ha tocado a la Vicepresidenta Económica, Elena Salgado, que ya está recibiendo claros mensajes desde fuera de España -es decir, desde eso que llamamos “los mercados”-, a propósito del último bandazo de Rodriguez Zapatero en lo relativo a la capacidad de endeudarse de las Comunidades Autónomas.

El pasado jueves “Zp” se comprometía en Madrid con la primera “supervisora” europea, Ángela Merkel, a que el endeudamiento de las Comunidades no solo no iba a aumentar, sino que además iba a experimentar un claro retroceso. Mensaje a la Canciller en la Cumbre Hispano-Alemana que trataba de despejar una de las grandes dudas que suscita nuestra economía. Pues bien, tan solo un “día laboral” después, es decir, el pasado lunes, el President de la Generalitat, Artur Mas, salía de su reunión con “Zp” en La Moncloa con una sonrisa de oreja a oreja y satisfecho por la autorización del Jefe del Gobierno para que Cataluña pueda emitir bonos y, consiguientemente, seguir endeudándose.

Y es que, no hay nada como disponer de un Grupo Parlamentario estable en número de diputados desde el comienzo de la democracia para conseguir los mayores objetivos políticos ante cualquier Gobierno que no disponga de mayoría absoluta y el caso de CiU es el paradigma de socio ideal en los momentos difíciles.

ZP renuncia a la credibilidad exterior

La situación sin embargo se le ha complicado al Gobierno por una pura razón de oportunidad política: los “barones” socialistas y la generalidad de gobernantes autonómicos, con independencia del color político, junto a Alcaldes relevantes como los de Madrid, Barcelona o Valencia, no han tardado en rebelarse ante el “favor” a Cataluña y en pedir el “café para todos”; ya saben, ese término acuñado en la etapa de Adolfo Suarez. Y como tan solo quedan tres meses para las decisivas elecciones municipales y autonómicas, a lo que se suma la incertidumbre electoral que añade dentro del PSOE la falta de concreción sobre el futuro político de Rodriguez Zapatero, pues el Jefe del Gobierno ha tenido que ceder ante ese clamor de “café para todos”.

La pregunta que ahora se plantea -y que insistimos ya se le está haciendo llegar desde fuera de España a la Vicepresidenta Salgado-, es muy clara: ¿cuánto va a costar ese café? Primero, porque se va a permitir un aumento en el endeudamiento de nuestros gobiernos territoriales y, segundo, porque ese aumento de la deuda, no solo entorpece la recuperación en cuanto a los objetivos de contención vendidos en Europa, sino que, además, vuelve a sembrar serias dudas -y nos remitiremos a los próximos días-, sobre la seriedad de las medidas anunciadas por el Gobierno y especialmente sobre la credibilidad de su Presidente.

La disyuntiva para “Zp” es clara: entre la credibilidad exterior y “parar el golpe” de aquí al 22 de mayo, además de “ir tirando” de la mano de CiU hasta la primavera de 2012, ha optado por lo segundo.

Julián Cabrera, Director de los Servicios Informativos de Onda Cero