Menú Portada
A renglón seguido

Saint Denis: 5000 balas

Noviembre 23, 2015

No se puede recordar lo que no nos ha sido ofrecido al conocimiento, y hay algunos datos e informaciones que debieran de formar parte de nuestro patrimonio cultural y estadístico. ¿A quién le dice algo la fecha del 4 de Diciembre de 1892? A mí, hasta hoy, nada. Pero sí la del 20N, en la que inevitablemente diversos vecinos se han visto impelidos por: nacimientos y defunciones, pérdidas y ganancias, éxitos y fracasos etc.

Un acontecimiento histórico insalvable para todos los españoles –vivos o muertos (no importa el color)- tuvo lugar en 1975: el óbito del redentor gallego-ferrolano con más sangre en las manos (obvio: los apellidos del muerto a quien me refiero yo… –Sabina-) caído en el valle de su cama el undécimo mes del último año señalado, porque el primero mencionado corresponde al de su salvador nacimiento.

Intervención en Saint Denis

Muy a su pesar –allá donde se encuentre-, y al de sus seguidores, su figura en estas fechas se ha visto relegada a una segunda fila (con lo que le gustaba a él tenerlas bien prietas) gracias a los desgraciados hechos ocurridos en Francia que, de momento, han culminado con la cinematográfica intervención policial en el barrio de Saint Denis à la cité de la Tour Eiffel.

Alrededor de 5000 balas-tranquilizantes han sido proyectadas sobre el campamento-residencia de los fundamentalistas alauíes que no paran de pretender convencernos de lo didáctico de sus actividades. Si no fuera por lo incívico y sangriento de las mismas, a lo mejor podríamos sentarnos a la misma mesa. El problema es que, al menor descuido por nuestra parte, se apropian de los dañinos cubiertos, dejándonos a los demás las servilletas: para vendar las heridas que nos causan y los manteles: para cubrir los cadáveres de sus enemigos.

Cinturón explosivo

¡Vaya forma de correr la pólvora!, con la ayuda de la cual, y como único elemento disuasorio y de gran poder de convicción, pudo reducirse a una expresión menor que con la que vinieran al mundo a alguno de sus miembros. Con la excepción de una de ellos que terminó desmembrada ¿por su voluntad? ataviada con un ceñido cinturón explosivo que le propició la salida hacia la gloria a través de la ventana, aterrizando sobre el suelo del infernal paraíso.

Ha caído el autor intelectual (Abdelhamid), como cerebro de la operación, y los descerebrados adoctrinados detenidos. Ella (Hasna) ha explotado su parentesco junto a él haciendo el primo hasta las últimas fronteras del paroxismo, dejando al aire su capacidad para la práctica de un extraño eretismo. Las fuerzas del orden galas pensaban que ambos tenían la condición de legionarios-mercenarios. Preguntada en el asalto, previo al salto-lanzadera, la difunta por ¿”Dónde está tu novio”?, R.- “n´est pas mon copain”. Al fin y a la postre eran novios de la muerte.

Por cierto, impecable labor de los subordinados del gran condecorador civil de vírgenes del Amor, Jorge, en el esmerado cumplimiento de sus funciones en el Bernabéu. Gracias por vuestro silencio laboral: sin alaracas.

Paco de Domingo