Menú Portada
Otras opiniones

Rubalcaba y la carrera sucesoria

Febrero 7, 2011

En el Gobierno y en el partido socialista ya se ha arrojado la toalla a la hora de pretender que el debate “sucesorio” y las especulaciones sobre lo que hará o no Rodríguez Zapatero con su futuro pasen a un segundo plano y se hable de otras cosas.

Fernando Jáuregui, Ministro de la Presidencia, era el primero en asumir en llamada telefónica al propio presidente del Ejecutivo -tras la filtración de unas comentarios del Ministro sobre la dudosa continuidad de Zp-, que el debate iba a seguir alimentándose inevitablemente en todos los cenáculos políticos y periodísticos, a pesar de que él -y así se lo justificó a posteriori al Presidente-, no está en esas carreras ni movimientos.

Además, el próximo fin de semana los socialistas llevan a cabo su segunda convención territorial. Si hace unos días celebraban la de política autonómica, ésta otra será la de política local y ya todos dan por sentado lo que será inevitable: igual que en Zaragoza, en esta ocasión y con Sevilla como escenario, la cuestión central que se colará en la entretela de los debates y en los comentarios de pasillos va a ser nuevamente el futuro de Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno y su candidatura a las Generales de 2012.

Pendientes de la gran decisión

Con estos elementos sobre la mesa y con la incertidumbre todavía latente hasta que no se solvente el anuncio de la “gran decisión”, pocos dentro del PSOE se ciñen a la exigencia del Secretario General socialista, apoyada sobre todo por José Blanco, de que se hable del futuro de España y no del futuro del partido.

Y con esos mismos elementos, la carrera hacia la candidatura a la presidencia del Gobierno ya hace semanas que comenzó, todavía sin escenificar el marrullerismo y el choque de carros a lo “Ben Hur”, pero sí con movimientos cada día más claros:
los medios -especialmente un Grupo-, más afines al Vicepresidente Pérez Rubalcaba llevan tiempo con la maquinaria trabajando a todo gas y nunca falta oportunidad para recordar con sondeos propios que “Zp” baja enteros ante la opinión pública de forma imparable y haga lo que haga; mientras, el Ministro del Interior se sitúa como el único en condiciones de “parar el golpe” ante el empuje del Partido Popular en las encuestas.

Los otros, en la sombra

Pero Rubalcaba no solo recibe apoyos ante ese posible “paso adelante”. También hay movimientos, si no claramente en contra,  cuando menos indicativos. A Carmen Chacón su entorno más cercano le sigue preparando cuidadosísimamente ante la posibilidad de dar el paso a corto o medio plazo. Otros personajes como la ex Vicepresidenta De la Vega,desaparecida de la primera línea de lo público y ya en el Consejo de Estado, también han dejado oír en círculos privados su posición favorable a cualquier alternativa sucesoria que no sea Rubalcaba; y el entorno del propio José Bono ya se ha encargado de matizar a quienes no escucharan más allá de las simples palabras. El Presidente del Congreso comparaba al Vicepresidente Primero del Gobierno en una cena con los periodistas parlamentarios con una liebre, pero “eléctrica”: ya saben, esa tras las que corren los galgos y que no supone más que un simple cebo.

Mientras tanto, los barones seguirán inquietos y algunos alcaldes cuyas poltronas peligran con los sondeos en la mano, harán escuchar su voz crítica en la convención del próximo fin de semana en Sevilla, por mucho que desde el Gobierno se les quiera hacer comulgar con la venta en sus campañas electorales de un acuerdo social para reformar las pensiones que de momento, ha contentado más a Ángela Merkel que a la izquierda de la  que tradicionalmente se ha nutrido el PSOE de “Zp“.

De momento, dos cuestiones hay meridianamente claras: una, que el Presidente del Gobierno está mandando y está asumiendo en primera persona las decisiones del más alto nivel y otra que situamos en boca de una cercana colaboradora: “¿Dónde está escrito que mi jefe se va a marchar a León al día siguiente de echarse encima todas las reformas?”. Y es que “Zp” sí supera en algo a sus antecesores: en lo imprevisible.

Julián Cabrera es Director de los Servicios Informativos de Onda Cero Radio