Menú Portada
Entre alfileres

Rosario Cayetana de Alba: el “tiki taka” de la moda

Diciembre 3, 2013
pq_939_cayetana_portada.jpg

Carmen Lomana muere por el Chanel rosa que la infeliz y desdichada Jackie Kennedy llevaba el día que mataron a su marido. Yo, tan sencilla, muero por los vestidos que llevas tú, Cayetana, duquesa de Alba, desde que cumpliste los ochenta. Muero por tus vestidos y blusones con mensaje hippies, tus camisetas, tus Vittorio&Lucchino, tus… ¡todos! En definitiva, que no le hago ascos a ninguno, ni siquiera a tu bisutería.

Cayetana creas tendencia en el vestir. Puedes y  debes, para algo eres la mujer que más títulos tiene all over the world. A tus ochenta y muchos “años, ya ves tú”, puedes vestir como quieras y da la casualidad que tu manera de vestir a mí, so sosa, con bastantes arrugas, maridos, años (…) menos, me encanta.

¡Ay Cayetana, darling, dame “argo”, please

No quiero tus cuadros, ni tus palacios, ni tus joyas, no quiero tus fincas, ni tus grandes colecciones, ni tu lujo. Me quedo con tus pulseras hippies, tus faldas de colores, tus volantes, tus manoletinas espectaculares, el traje de tu última boda.

Y qué decir de tus leggins estampados, hasta para eso tienes estilo; no como tanta pitita divinamente reapretada que tiene la necesidad de enseñarnos sus muslos rellenos cuál pavo de acción de gracias ¡Qué manía!

Todavía no ha llegado el invierno y ya pienso en la primavera, en la Feria de Abril. Te imagino vestida de flamenca, recuerdas, con tu vestido rosa y tu mantón verde. Qué me dices de los fulares estampados. Por cierto, ¿te atreverías este año a llevar ese rojo estupendo, diseño de Vicky Martín Berrocal, que luce la actriz americana en un calendario?

Me encanta todo lo que llevas

Ay, ay, ay, ay… me viene a la mente el traje de la boda de tu hijo Cayetano, do you remember that? Estaba inspirado en el capote de Curro Romero, rosa fucsia y oro. Por gustarme, me gustan hasta tus medias de rejilla ¡qué lujo poder ponértelas! ¡Cómo las luces! Y qué decir de esas bailarinas. Personalmente, me quedo con las estampadas, pero tampoco le hago ascos a las de charol ¡Qué gozada!

No me mal interpretes también te he visto vestida de Balenciaga o de Elio Bernhanyer. Era aquella época de moños difíciles, cuando escondías tus rizos. Ideales, estupendos, maravillosos, espectaculares, brillantes, carísimo, lo que quieras. Pero, yo, humilde y discreta, me que quedo con tu look actual. Aunque ese vestido de encaje, diseñado por Coco Chanel, que luce tu madre en una fotografía…

Vivan tus volantes, tus estampados vivos, tus complementos y mantillas. ¿Para cuándo una exposición en Madrid, en el Museo del Traje?

Por Garbo