Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :
A renglón seguido

Rita: ¿Requiescat in pace?

Diciembre 7, 2016
rita barbera

Necesita el arroz en paella, post-cocción, un necesario reposo para eso que hemos venido en llamar ´darle el punto´. A Rita la muerte le ha dado la puntilla en el momento en que se despachaba un arroz negro pasado, sin chipirones, con un leve retoque de presunción de inocencia, ebullido en la oscura tinta de la corrupción, y sobre el que declaró acerca de los ingredientes de la receta su señoría la aforada senadora ante su Señoría en el gastronómico templo del Supremo.

Pero la levantina comensal ha sufrido una letal indisposición, y no podrá ya asistir a la evaluación judicial basada en la frescura, elaboración y presentación final del desaguisado del que se le hacía culinaria corresponsable de alto rango en las cocinas del partido. La muerte es un plato de muy mal gusto; y peor digestión. Y la judicial se ha cortado, porque ya no hay tripa que retorcer. Todo un rechinar de dientes para la fiscalía y acusaciones: particulares y públicas.

Asegura Cospedal que fue “una gran española”. ¿Dónde quedan los reconocimientos a los miles de infartados con mortal resultado que nos depara el anonimato del día a día? El que calla otorga, y los silencios vuelven cómplices a los dueños de los mismos retratándolos en el marco de sus conductas. Todos podremos ser iguales ante la Ley, pero en la cotidianeidad el tratamiento de la equidad deja mucho que desear.

La vida se va en menos de lo que tarda en caer una hoja

Por su parte Rajoy dice que “Nada se resuelve en un cuarto de hora”. Bueno, pues su apodíctica afirmación, una de tantas, se tambalea y desmorona ante la evidencia: La vida se va en menos de lo que tarda en caer una hoja del calendario del árbol del tiempo; con el resultado que todos conocemos. No importa la condición social, sexo o credo. Un polémico minuto de silencio ha resonado en las Cámaras y en las conciencias de algunos coéquipier de PuPitre en la ejecutiva del partido, que le hicieron el vacío, y ahora se rasgan las vestiduras frente al mutismo de la gélida eternidad.

La vida, incluso las de los gatos, que tienen la cualidad de resucitar seis veces, se va en un instante, que, a diferencia de la popular expresión, no son breves ni pocos, son incontables. Esa fracción de tiempo no se puede cuantificar; ni con un micro delante ni con ni con el prefijo yocto, que describe con veinticuatro ceros lo ínfimo precisando el tamaño de algo.

El ´vice´ Maíllo: “Antes que políticos somos personas” (referido al impropio comportamiento mantenido por Podemos en el Congreso ausentándose durante el minuto de silencio  y afeando su conducta). Hay que recordarle al señor don Diputado, que él forma parte del legislativo que regula las obligaciones y derechos de los españoles y foráneos transitorios o afincados en el territorio nacional.

¿Acaso las diferentes estamentos administrativos, que no cubren las suspensiones de suministros básicos, que permiten los embargos por incapacidad de hacer frente al compromiso de pago y que retira o no proporciona cobertura a los desempleados, se apiadan del administrado con alguna suerte de discriminación positiva? ¿No son ciudadanos y personas antes que sujetos activos o pasivos ante el Estado?

Parte de la gran familia del P.P. se encuentra de luto por el alivio que supone, seamos serios, su desaparición del dramático entarimado de la escena judicial. Sin embargo, los nuevos Vicesecretarios le tiraron la piedra, y los clásicos del partido les esconden la mano castigando con vistas a la pared a oposición y medios de comunicación por lapidarla contra el muro de las lamentaciones de los ´genovitas´.

Hay que saber perder sin pataletas, incluso a uno de los tuyos, para ganar en crédito ante la entidad de los ciudadanos.

Paco de Domingo